Cambios de desarrollo y promoción de la salud en niños

Promover la buena salud en niños comienza con un entendimiento sobre las diferentes áreas del cuidado que el bebé necesita. Junto con el amor y el afecto consistentes, los niños requieren la nutrición correcta, los controles para un niño sano, un ambiente positivo y una buena higiene oral para desarrollar según un cronograma. Concentrarse en estas áreas puede ayudar a los padres a reconocer el crecimiento importante así como también cualquier problema potencial que pueda necesitar una intervención temprana.

Cuidado preventivo de la salud

Los controles son una parte importante de la salud general y el bienestar de los bebés. Según el National Institutes of Health, los padres expectantes deberán comenzar su cuidado de la salud del hijo antes del nacimiento con una consulta prenatal con el pediatra elegido. Una vez que el bebé nació, tu pediatra lo verá en la sala de maternidad y luego en 2 a 3 días después de llevarlo a tu casa. Esto es especialmente así para los bebés que toman pecho. Después de esta visita inicial, programa un chequeo casa dos semanas para tu bebé, y luego un control cada 2 a 3 meses hasta que tenga un año. Después del chequeo de un año, habrá visitas a los 15 y 18 meses y el pediatra medirá su altura y la circunferencia de su cabeza. Se deben tomar los signos vitales y tu pediatra te hará una serie de preguntas sobre el desarrollo de tu bebé mientras realiza un examen físico. Tu bebé también recibirá inmunizaciones durante los controles.

Nutrición

La correcta nutrición es esencial para el desarrollo de tu bebé. Según la American Academy of Pediatrics, los niños pierden el 10 por ciento de su peso corporal inmediatamente después de nacer, volviendo a ganarlo dentro de los siguientes 7 días. Los bebés duplican su peso del nacimiento a los 4 a 6 meses y lo triplican al año de edad. También aumentan su altura al 50 por ciento en el primer año de vida. Las tasas de crecimiento difieren exclusivamente entre los bebés alimentados a pecho y los que se alimentan con biberón y la tasa de crecimiento para ambos se retarda en el segundo semestre de vida. Para mantenerse al día con este rápido crecimiento, los bebés necesitan una alta ingesta de calorías, grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Durante el primer año del bebé, la leche de pecho, la fórmula maternizada o una combinación de ambos le dan al bebé el 40 a 50 por ciento de sus calorías de grasa y son una fuente importante de calorías, esencialmente ácidos grasos y vitaminas.

Salud mental

La salud mental es un componente importante del bienestar y desarrollo del bebé en el primer año de vida. Según el National Center for Infants, Toddlers and Families, la "salud mental del bebé" se define como el desarrollo emocional y social de un niño desde el nacimiento hasta los 3 años. Esto implica tres áreas básicas: promoción de la salud social y desarrollo emocional, prevención de problemas de salud mentales y tratamiento de problemas de salud mental de niños muy pequeños en el contexto de sus familias. Entre el nacimiento y los 3 años, el cerebro del niño produce billones de células y cientos de sinapsis, o conexiones, entre las mismas. Durante estos años, es crucial que los niños se sientan seguros y a salvo en su ambiente y que se interactúe con ellos regularmente, además de recibir la devolución apropiada y positiva como el contacto visual, muchas sonrisas, abrazos, balanceos y otros tipos de conductas maternales para el adecuado desarrollo de la salud mental.

Salud oral

Aunque a los bebés les lleva un buen tiempo tener toda su dentadura completa, la buena salud bucar comienza mucho antes de que aparezcan sus dientes. Según la American Academy of Pediatrics, la buena higiene oral deberá ser una parte integral de la crianza del bebé desde muy a comienzos del nacimiento. El Centers for Disease Control informa que las caries dentales, o putrefacción del diente, es la enfermedad infecciosa más preponderante entre los niños en los Estados Unidos y su número ha aumentado en niños menores a 5 años. Establecer la correcta higiene bucal en la casa y tener visitas preventivas al odontólogo puede prevenir los problemas en los dientes antes de que aparezcan. La American Academy of Pediatrics recomienda la evaluación del riesgo de la salud bucal desde el pediatra del niño a los 6 meses. También recomienda que el bebé haga su primera visita al dentista al año. Esta visita deberá incluir una historia dental de la familia, una correcta demostración del lavado de dientes y un examen oral. Habla con el dentista de tu hijo sobre el momento apropiada para los tratamientos con flúor.

Más galerías de fotos



Escrito por patti richards | Traducido por aldana avale