Cambios corporales durante la pérdida de peso

Durante la pérdida de peso, el cuerpo atraviesa muchos cambios, incluidos los cambios en el tejido graso, el tejido muscular, la masa ósea y los niveles hormonales. En lugar de lograr una pérdida de peso o reducción de calorías únicamente, la adición de una actividad física moderada y énfasis dietético en ciertos nutrientes, como las proteínas, calcio y la vitamina D, puede ayudar a prevenir la pérdida de músculos y huesos durante la pérdida de peso.

Cambios en la grasa corporal

Durante la pérdida de peso, el tejido graso general se reduce y la proporción de grasa abdominal dañina a grasa menos peligrosa bajo la piel también puede cambiar para mejorar. Un estudio publicado en "International Journal of Obesity" examinó los efectos de un programa de pérdida de peso de seis meses sobre la composición de la grasa de hombres y mujeres obesos. Los investigadores encontraron que tanto hombres como mujeres pierden una mayor proporción de grasa intra-abdominal que de grasa subcutánea. Como la grasa intra-abdominal está más asociada con las enfermedades metabólicas, perder peso también puede ayudar a reducir los riesgos a la salud relacionados con la obesidad.

Cambios en el músculo y el hueso

Los cambios en la composición corporal durante la pérdida de peso no sólo incluyen reducción de la grasa, sino también cambios en el hueso y el músculo. La pérdida de peso inducida por dieta puede dar como resultado una pérdida de masa muscular, particularmente en adultos mayores. Un estudio de 2009 publicado en "Journals of Gerontology" comparó los efectos de un programa de pérdida de peso de únicamente dieta con uno de dieta más ejercicio sobre la composición corporal de adultos mayores con sobrepeso. Los resultados mostraron que aunque la pérdida de peso inducida por dieta redujo significativamente la masa muscular, la inclusión del ejercicio ayudó a prevenir la pérdida de músculo durante la pérdida de peso. La densidad mineral del hueso también puede disminuir durante la pérdida de peso. En un estudio de 2009, investigadores de la University of Missouri encontraron que las mujeres premenopáusicas que perdieron modestas cantidades de peso también perdieron masa ósea a pesar de la adición de ejercicio de bajo impacto.

Cambios hormonales

Durante la pérdida de peso y mientras que se mantiene un peso reducido, los niveles de tu cuerpo de una hormona relacionada con la grasa llamada leptina también se ven disminuidos. Desafortunadamente, este cambio hormonal hace difícil mantener el peso, ya que la parte del cerebro que controla la regulación de energía buscará regresar a los niveles de leptina que tenía el cuerpo antes de la pérdida de peso a través de una alimentación incrementada y un gasto de energía reducido. Un estudio publicado en "Journal of Clinical Investigation" en 2008 encontró que la administración de inyecciones de leptina a individuos que habían perdido peso ayudó a revertir el incremento en el hambre y la saciedad disminuida que acompaña a un estado de peso reducido.

Impacto de la nutrición

La nutrición puede afectar los cambios en la composición corporal que toman lugar durante la pérdida de peso. Junto con el ejercicio, la dieta correcta también puede ayudar a incrementar la pérdida de grasa sobre la pérdida de otros tipos de masa corporal durante la pérdida de peso. Un estudio que apareció en el número de abril de 2010de "Journal of the Federation of American Societies for Experimental Biology" observó que los suplementos de proteína durante un programa de pérdida de peso con reducción de calorías ayudó a promover la pérdida de grasa sobre la pérdida de masa corporal sin grasa en mujeres mayores obesas. Adicionalmente, una ingesta adecuada de calcio y vitamina D puede disminuir la pérdida de densidad ósea resultante de la pérdida de peso.

Pérdida de peso repentina

La pérdida de peso segura y efectiva involucra una reducción gradual del peso a través de una ingesta calórica reducida, incremento en la actividad física o ambas cosas. Intentar una pérdida de peso repentina, lograda por inanición o dietas de choque, puede provocar cambios no deseados en el cuerpo. La inanición de hecho provoca que tu metabolismo se haga más lento para que pueda conservar calorías para sobrevivir. Las dietas muy restringidas para una pérdida de peso repentina también pueden provocar deficiencias nutricionales, lo que a cambio puede provocar otros efectos indeseables, incluyendo la pérdida de cabello.

Más galerías de fotos



Escrito por shannon george | Traducido por laura de alba