Cómo cambiar pendientes perforados

Cambiar un pendiente perforado por primera vez puede ser simultáneamente intimidante y emocionante. El aburrido pendiente de entrenamiento que tu perforador puso en tu oreja ruega por ser reemplazado por algo más llamativo que refleje tu personalidad, gusto y estilo. Podían ser aros, pendientes colgantes o un deslumbrante pendiente de piedra preciosa. Cambiar tus pendientes perforados no tiene que ser difícil siempre y cuanto tomes las medidas para hacer que el proceso sea seguro y sano.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Pendiente
  • Jabón
  • Alcohol

Instrucciones

  1. Pendiente estilo aro.

    Espera a que tu perforación haya sanado antes de cambiar de pendiente. Según Mayo-Clinic.com, tus perforaciones deberían curar entre 4 a 6 semanas. Pero si no estás seguro, la Association of Professional Piercers, o APP, aconseja que además de asegurarse de que el mínimo tiempo de cura haya pasado, también asegurarse de que los lóbulos no estén tiernos. No deberían salir secreciones del sitio perforado y no deberían formarse costras alrededor de tu oreja.

  2. Desinfecta. Antes de manejar tus orejas, la APP subraya la importancia de lavar tus manos con agua y jabón y trabajar en un área limpia. Esteriliza tus nuevos pendientes con alcohol antes de ponértelos, aconseja GirlsHealth.gov.

  3. Pendientes con respaldos de metal.

    Guía el poste o cable del pendiente a través del sitio de la perforación con cuidado. Nunca intentes forzarlo, dice la APP. Puedes romper el tejido de tu lóbulo. Si elegiste un pendiente, une el respaldo del mismo con seguridad pero no muy fuerte. Si es un pendiente de aro, guía el alambre en el tubo hueco del aro. Puede que te sea útil practicar ajustar y desajustar tus nuevos pendientes antes de ponértelos así no tendrás que manipular tu lóbulo innecesariamente.

  4. Sácate los pendientes inmediatamente si tus lóbulos se vuelven rojos e inflamados o si pican. Algunas personas experimentan una reacción alérgica al niquel, dice la American Association of Dermatology. Si tienes una mala reacción a pendientes de niquel, selecciona pendientes hechos de acero inoxidable, platino u oro.

Consejos y advertencias

  • Contacta a tu doctor si sospechas que tu pendiente puede estar infectado, dice Mayo-Clinic.com. Tu lóbulo podría estar rojo, inflamado y doler al tacto y secretar un fluido espeso de color amarillo-blanco llamado pus. Podrías incluso tener fiebre.
  • Si te sientes escrupuloso sobre cambiar tu pendiente o simplemente no parece que puedas lograrlo, la APP aconseja que pidas a un perforador que te ayude.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa sefcik | Traducido por lautaro rubertone