Cómo cambiar los patrones de sueño del recién nacido

Recibir a un nuevo bebé en un familia es una experiencia alegre. Sin embargo, los primeros días tendrás muchas noches sin descanso. El sitio web Kids Health informa que los recién nacidos duermen un promedio de 16 horas al día. Sin embargo, el aspecto desafiante de este hecho es que esas 16 horas no son consecutivas y no son necesariamente durante la noche. Muchos recién nacidos tienen sus días y noches invertidos, queriendo estar despiertos y activos en la madrugada en lugar de dormir durante ese momento. Con algo de esfuerzo y paciencia, puedes cambiar los patrones de sueño de tu bebé para que tú y él duerman más horas normales.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Ajusta sus días y noches, que comúnmente están invertidos en los recién nacidos. Según el Dr. William Sears, es posible que el motivo por el que el bebé fue arrullado por los movimientos de su mamá durante el día mientras aún estaba en el útero. Por contraste, se despertaría cada vez que ella frenaba a la hora de dormir. Utilizar esta teoría, haz que tu recién nacido se canse con actividad. Oscurece la habitación alrededor de 30 minutos antes del momento en que quieras que se duerman. Utiliza la energía del bebé y continuarla con la oscuridad puede entrenarlo nuevamente para esperar el sueño.

  2. Establece una rutina del horario de sueño. El sitio web Kids Health recomienda comenzar una rutina de sueño lo antes posible ni bien nace tu bebé. Una rutina común es una alimentación durante la noche, seguida de un baño, un cuento y un abrazo. Coloca al recién nacido a dormir en su cuna mientras aún está despierto. Incluso aunque tu bebé no se duerma inmediatamente después de pasar por esta rutina, se acostumbrará al patrón. Comienza con una rutina de sueño tempranamente y síguela de forma consistente para ayudar a tu bebé a dormir durante su niñez.

  3. Envuelve a tu bebé. El Dr. Harvey Karp, en su libro y video titulados "The Happiest Baby" (El bebé más feliz) recomienda envolver a los bebés para ayudarlos a dormir. Esta es una técnica que data desde los tiempos bíblicos e implica envolver a los bebés en mantas recibidoras. Tomas los brazos y las piernas del bebé dentro de la manta. Envuélvelos de forma justa para que no se pueda mover fácilmente. Esto mantienen las extremidades del bebé cerca de su cuerpo, consolándolo porque representa su posición en el útero. Los recién nacidos experimentan movimientos involuntarios de sus brazos mientras duermes, y envolverlo evita que se despierte con estos movimientos.

Más galerías de fotos



Escrito por holly case | Traducido por aldana avale