Cómo cambiar hojas de afeitar

Con la invención de la maquinilla de afeitar de seguridad de doble filo de King Camp Gillette en 1985, se produjo una revolución en la tecnología para afeitar. Los hombres ya no tendrían que seguir manteniendo el filo ni arriesgarse al dolor de una maquinilla recta. Populares aún en la actualidad, las maquinillas de doble filo proporcionan una afeitada limpia y pareja con una hoja reemplazable y económica. Las hojas son tiras finas de acero con un filo en cada lado. Una pequeña manija en el extremo del mango de la maquinilla la abre para permitir sacar la hoja vieja y gastada y reemplazarla por una nueva.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Maquinilla de afeitar de doble filo
  • Hoja nueva

Instrucciones

  1. Sostén el mango de la maquinilla en una mano con su cabeza hacia arriba para evitar que la hoja se caiga cuando se abra la maquinilla.

  2. Agarra la manija en el extremo del mango. Gira la manija en dirección contraria a las agujas del reloj para aflojar el tornillo y abre las abrazaderas mariposa en la cabeza de la maquinilla o libera la cubierta de la hoja por completo.

  3. Abre las abrazaderas mariposa completamente o saca la cubierta de la hoja para revelarla.

  4. Agarra los lados más cortos de la hoja de afeitar entre tu pulgar y dedo índice y jala de la hoja desde la parte superior de la maquinilla. No agarres los bordes filosos de la hoja. Pon la maquinilla a un lado con seguridad.

  5. Saca una hoja de afeitar nueva de su paquete; ten cuidado. Sostén la hoja entre el pulgar y el dedo índice de sus bordes más cortos. Inserta la hoja en la parte superior de la maquinilla. Asegúrate de que la hoja esté bien alineada.

  6. De ser necesario, reemplaza la cubierta de la hoja de afeitar. Gira la manija en el extremo del mango en dirección a las agujas del reloj para cerrar las abrazaderas mariposa que aseguran la cubierta en su lugar.

  7. Ajusta la manija en la parte inferior del mango para establecer el ángulo de la hoja en la maquinilla.

Consejos y advertencias

  • Deja que la maquinilla de doble filo se seque bien luego de cada uso para evitar oxidar la hoja.
  • No agarres la hoja de afeitar de los bordes más largos y filosos para evitar un corte.

Más galerías de fotos



Escrito por frank whittemore | Traducido por laura guilleron