Cambiar el freno de disco de una bicicleta de montaña

La mayoría de las bicicletas utilizan un freno de llanta, tal como una pinza o voladizo de tiro directo, pero algunos ciclistas prefieren los frenos de disco. A diferencia de los frenos de llanta montados, los frenos de disco se colocan al lado del eje de la rueda, a pesar de que funcionan de manera similar con dos pastillas de freno apretando el disco para frenar la bicicleta. Este tipo de freno se desliza menos en condiciones de humedad y evita que los frenos dañen en la llanta de la rueda.

Quitar el freno de llanta

El primer paso para convertir tu bicicleta de montaña a frenos de disco es quitar todo el armazón y los cables que se utilizan para los frenos de llanta. Las palancas de freno en el manillar y los cables que van a los frenos pueden ser compatibles con los nuevos frenos de disco, dependiendo del modelo que estás utilizando. Quita todo el armazón de las horquillas cuando quites los frenos. También será útil eliminar las dos ruedas durante este procedimiento.

Preparar la instalación

Antes de empezar a instalar el armazón para los nuevos frenos de disco, el sitio web Mountain Bike 198 informa que debes asegurarte de que tu bicicleta esté equipada con los accesorios necesarios para el montaje. En las horquillas y el triángulo bastidor trasero, es necesario tener monturas de soportes para que las pinzas del freno se puedan unir a la estructura. Si tu bicicleta fue fabricada antes de 2009, las montaduras pueden no estar presentes. Los ejes de las ruedas deben tener un perno de seis o un sistema de bloqueo central al que los frenos de disco se puedan unir.

Instalar los frenos

Instala los frenos de disco en las ruedas, mientras que todavía los tengas fuera de la bicicleta. Los pernos que montan los rotores de los ejes deben apretarse completamente, pero no exagerados o pueden pelarse. Después de que los rotores estén puestos, pon los neumáticos a la bicicleta y monta las pastillas de freno a los soportes del chasis delantero y trasero. Una vez montadas las pastillas, enhebra los cables de freno en el manillar para las pastillas y pruébalos para asegurarte de que estén funcionando. Asegura los frenos al cuadro de la bicicleta con abrazaderas de plástico o soportes de cables existentes.

Ajustar el sistema

De acuerdo con UtahMountainBiking.com, los frenos recién instalados deben ajustarse para garantizar que las pinzas estén alineadas y las pastillas de freno estén colocadas correctamente cerca del rotor. En primer lugar mueve las pinzas verticalmente hasta que la pastilla cubra la totalidad del área del rotor. Ve por el rotor del freno y gira la rueda, observa qué tan lejos están las pastillas del rotor en cada lado. Aprieta las pinzas para que las almohadillas estén a aproximadamente 1 milímetro del el rotor. Toma la bicicleta para un paseo de prueba y aprieta la palanca para que el nivel responda. Ajusta la palanca del freno con una llave hexagonal para que esté entre 1/2 y 1 pulgada de la parte del manillar cuando los frenos estén bien conectados.

Más galerías de fotos



Escrito por ryan haas | Traducido por andrés marino ruiz