¿Cambiar tu dieta afecta tus patrones de sueño?

Comer adecuadamente afecta todos los aspectos de tu salud física y mental, aunque la relación entre nutrientes y sueño sigue siendo poco clara, de acuerdo a un reporte de diciembre del año 2007 en "Sleep Medicine". Si bien es necesario realizar investigaciones adicionales, los científicos están progresando gradualmente en la comprensión de esta relación. Ciertas dietas mejoran la calidad del sueño, mientras que otras la degradan. Algunos alimentos específicos también pueden afectar los patrones de sueño. Habla con tu médico antes de cambiar tu dieta.

La deficiencia de nutrientes degrada la duración del sueño

Si bien comer adecuadamente mejora la calidad del sueño, no comer apropiadamente la degrada. El no obtener la suficiente cantidad de hierro reduce el tiempo que los animales pasan dormidos, de acuerdo a un artículo de diciembre del año 2006 en "Sleep Medicine". Sin embargo no está claro si esos resultados pueden generalizarse a otros nutrientes y a los humanos. Una encuesta descrita en la edición de junio del año 2011 de "Nutrition Research and Practice" abordó esta pregunta. Los investigadores entrevistaron a 87 mujeres y hombres preguntando acerca de sus hábitos de sueño y su consumo de nutrientes. Los adultos que experimentaban insomnio consumían menos nutrientes que aquellos que dormían bien.

La dieta alta en carbohidratos afecta la calidad del sueño

Tu cuerpo convierte rápidamente los carbohidratos de tu dieta en azúcar. Muchas alimentos altos en carbohidratos contienen aminoácidos conocidos por afectar de forma positiva los patrones de sueño, de acuerdo a un reporte de febrero del año 2007 en "American Journal of Clinical Nutrition". Sin embargo no toda la población se beneficia de comer tales alimentos. Una investigación publicada en la edición de marzo del año 2011 de "Journal of Child Health Care" observó la relación entre el sueño y la dieta en niños con trastorno de hiperactividad y déficit de atención. Los niños que consumieron grandes cantidades de carbohidratos reportaron tener más trastornos del sueño y sudoración nocturna.

Una dieta baja en carbohidratos mejora la apnea del sueño

El cambio a una dieta baja en carbohidratos puede causar una sensación de fatiga, pero tales dietas pueden ayudar a combatir los síntomas de la diabetes, de acuerdo a un análisis en "Nutrition in Clinical Practice" de junio del año 2011. También puede ayudar a tratar los desórdenes del sueño. Un ensayo clínico publicado en la edición de "British Medical Journal" de junio del año 2011 probó esta hipótesis en gente con apnea del sueño. Tales pacientes a menudo roncan y tienen dificultades para respirar al dormir. Durante el estudio, al cambiar la dieta de las personas con apnea a una baja en carbohidratos mejoró su respiración nocturna. La pérdida de peso inducida por la dieta contribuyó a estos descubrimientos, pero otros factores también jugaron un papel importante.

Comer kiwi ayuda a tratar los desórdenes del sueño

Las bebidas y alimentos específicos también afectan la calidad del sueño. Beber jugo de cereza (cherry) ayuda a tratar el insomnio, de acuerdo a un reporte de mayo del año 2010 en "Journal of Medicinal Food". El mecanismo subyacente a este efecto sigue siendo desconocido pero podría involucrar el incremento de melatonina, ya que varias frutas contienen esta hormona natural que estimula el sueño. Un artículo publicado en una edición de "Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition" del año 2011 probó los efectos del kiwi en pacientes con desórdenes del sueño. Los participantes comieron dos kiwis una hora antes de ir a la cama durante cuatro semanas. Este tratamiento mejoró varias medidas de la calidad del sueño sin causar efectos secundarios.

Más galerías de fotos



Escrito por tomas linnaeus | Traducido por juliana star