Cómo cambiar un bebé de la leche materna a la leche de fórmula

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, se recomienda la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida del bebé. Pero cuando sientas que es hora de pasar de la leche materna a la fórmula, recuerda que debes tomarlo con calma y darle tiempo al bebé para que se adapte. Todavía puedes conservar el tiempo de vinculación estrecha que está asociado con la lactancia materna, incluso cuando le estás dando un biberón con fórmula. Habla con tu pediatra para averiguar si el destete a la fórmula es la opción correcta para ti y el bebé.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Introduce el biberón para sustituir una comida al día. Si estás dando el pecho, necesitarás tiempo para aprender a ajustar la cantidad que debes suministrar en cada biberón, y si tratas de dejar la lactancia materna de repente, tu bebé puede resistirse y tus pechos podrían hincharse o infectarse. Es Asesor Pediátrico de la Universidad de Michigan dice que pruebes con un biberón por día, e introduce lentamente otro después de una semana si todo va bien.

  2. Rellena los primeros biberones con la leche materna que hayas podido extraerte para que tu bebé sienta el mismo sabor, a pesar de que la textura del pezón es diferente. Esto puede ayudar a que se acostumbre al biberón mientras mantiene algunos de los viejos aspectos de la leche materna. A medida que se siente cómodo con él, trata de mezclar biberones que sean mitad leche materna y mitad fórmula para aliviar lentamente el cambio de sabor.

  3. Introduce más tomas a medida que tu cuerpo y tu bebé lo permita. Si vuelve a necesitar tomar el pecho, que es algo que puede ocurrir en momentos de estrés, enfermedad o fatiga, permítele la comodidad de ese arrullo junto al pecho por unos momentos hasta que se calme. Luego continúa la alimentación con un biberón de fórmula, según lo aconsejado por QualityHealth.com.

  4. Alimenta a tu bebé en un ambiente tranquilo, íntimo, abrazándolo tan cerca como lo harías si estuviera mamando. Evita sostener el biberón o permitir que alguien más lo alimente en las primeras semanas, ya que lo puedes confundir y puede negarse a tomarlo. Haz que la experiencia sea tan similar a la lactancia materna como sea posible; el bebé estará más cómodo y podrán disfrutar del momento de vinculación.

  5. Ten cuidado con cualquier tipo de reacción a la fórmula, como erupciones, gases o irritabilidad, que pueden apuntar a una intolerancia a la marca de la fórmula que has elegido. Cambia las fórmulas, y si el problema persiste, consulta a tu pediatra para descartar una posible alergia a los alimentos.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por vanina frickel