¿Cómo cambian los signos vitales durante el ejercicio anaeróbico?

El ejercicio anaeróbico involucra actividad de alta densidad que dura poco tiempo. En el ejercicio anaeróbico, como el levantamiento de pesas o las carreras a toda velocidad (sprinting), la necesidad de tu cuerpo de oxígeno excede el oxígeno disponible. El término anaeróbico significa "sin oxígeno". Al igual que con el ejercicio aeróbico, el ejercicio anaeróbico cambia temporalmente tus signos vitales, incluyendo el ritmo cardíaco, la presión arterial, la frecuencia respiratoria y la temperatura.

Ritmo cardíaco

Para el adulto promedio, un ritmo cardíaco en reposo es de 60 a 100 latidos por minuto. Con cada latido, tu corazón envía sangre a todo tu cuerpo para llevar oxígeno a tus tejidos. Durante el ejercicio anaeróbico, la necesidad de oxígeno de tu cuerpo aumenta. Como resultado, tu ritmo cardíaco incrementa en proporción directa a la intensidad del ejercicio, de acuerdo con una página web de la Montana State University.

Presión arterial

La presión arterial es la medida de la fuerza de la sangre en tus arterias. En general, la presión arterial normal se define como 120 sobre 80. El número de arriba, o sistólico, representa la presión cuando el corazón se contrae. El número de abajo, o diastólico, representa la presión cuando el corazón se relaja. Tu cuerpo responde al ejercicio anaeróbico incrementando la presión arterial sistólica. Cuando levantas pesas, la contracción muscular causa una reducción en tu flujo sanguíneo. Para compensarla, el corazón late más fuerte en un esfuerzo por llevar más oxígeno a tus músculos. El incremento en la presión sistólica después del ejercicio anaeróbico y aeróbico es aproximadamente el mismo.

Frecuencia respiratoria

La respiración es un proceso fisiológico complejo que lleva nutrientes a tu cuerpo. La frecuencia respiratoria normal en reposo es de entre 12 y 18 respiraciones por minuto. Durante el ejercicio anaeróbico, tu frecuencia respiratoria incrementa junto con tu ritmo cardíaco. Tus nervios simpáticos envían una señal a tus músculos respiratorios para incrementar tu frecuencia respiratoria en un esfuerzo para llevar más oxígeno al cuerpo y a la sangre. Además de llevar oxígeno, el incremento en la frecuencia cardíaca también expulsa subproductos como el dióxido de carbono.

Temperatura

La temperatura corporal promedio de un adulto es de 98.6 grados Fahrenheit, aunque las temperaturas entre 97.8 F y 99.1 F se consideran normales. Durante el ejercicio anaeróbico, la anergía utilizada para impulsar tus músculos durante los arranques intensos de movimineto se pierde como calor, incrementando tu temperatura corporal. Esto es el por qué sudas durante el ejercicio. Tu cuerpo evita que tu temperatura corporal se eleve demasiado liberando el calor como sudor. A medida que el sudor se evapora, éste enfría tu cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por elle paula | Traducido por alejandro moreno