¿Cómo ha cambiado el ejercicio del pasado al presente para los niños en la escuela?

Los primeros programas de acondicionamiento físico modernos comenzaron en Europa y se extendieron a los Estados Unidos durante el siglo 19. A medida que Estados Unidos se convirtió en una nación industrializada, las personas pasaban menos tiempo realizando trabajo físico. Por lo tanto, la necesidad de programas de educación física en las escuelas se convirtió en algo vital para asegurar una sociedad saludable y en forma.Los factores sociales, de salud y políticos han influido en los programas de ejercicio escolares en los Estados Unidos desde el pasado hasta el siglo 21.

Comienzos

Entre 1700 y 1850, la educación física se expandió por toda Europa (produciendo así programas de gimnasia en Alemania, Suecia, Dinamarca e Inglaterra). Sin embargo, en Estados Unidos, no existían programas de educación física debido a las muchas dificultades que los colonos enfrentaron durante el período colonial. En 1776, los inmigrantes europeos comenzaron a traer la gimnasia a Estados Unidos, pero la educación americana inicial permaneció enfocada a la lectura, la escritura y la aritmética. De hecho, la educación física no estaba incluida en el plan de estudios de las escuelas hasta después de que terminó la Guerra Civil en 1865. La mayoría de los programas de ejercicio posteriores a la Guerra Civil se centraron principalmente en los deportes y juegos. Los primeros programas de enseñanza para profesores de educación física también comenzaron durante este período.

Del principio a la mitad del siglo XX

Las pruebas de aptitud física de los niños de Europa y América durante la década de 1940 y principios de 1950 revelaron que el 56 por ciento de los estudiantes estadounidenses fallaron en al menos un componente de las pruebas, que incluían levantamiento de piernas, sentadillas, elevaciones de tronco o tocarse los dedos de los pies, de acuerdo con el Consejo Presidencial de Educación Física y Deportes.Sin embargo, sólo el 8 por ciento de los estudiantes europeos falló en un componente. Como resultado de ello, el presidente Eisenhower estableció el Consejo Presidencial de Actividad Física, que incluyó recomendaciones tales como proporcionar más tiempo, equipo y personal para la instrucción de la educación física en las escuelas. A partir de 1966, el Premio Presidencial a la Aptitud Física ofreció reconocimiento a los buenos estudiantes que calificaron en el percentil de 15 de las actividades que incluían el lanzamiento de softbol, ​​el salto de longitud, la carrera de 50 yardas y la carrera de 600 yardas caminando o corriendo. El nombre del consejo más tarde cambió a "Consejo Presidencial de Educación Física y Deportes".

Finales del siglo XX

A pesar de los esfuerzos anteriores del Consejo Presidencial de Educación Física y Deportes, los exámenes de educación física en 1970 no mostraron ninguna mejora (lo que a su vez impulsó de nuevo el deseo de fortalecer los programas escolares de actividad). A mediados de la década de 1980, los componentes que la evaluación de aptitud física escolar incluían eran: sentadillas, flexiones o dominadas (para medir la fuerza de la parte superior del cuerpo), carrera de una milla (1,6 km) caminando o corriendo, la prueba Wells y Dilon y el Test Léger.A través de los años, varios presidentes modificaron las recomendaciones del Consejo para fortalecer aún más los programas de educación física.

Principios del siglo XXI

A partir de 2011, casi 10 millones de niños, niñas y adolescentes tienen sobrepeso, y un número mínimo de estados están requiriendo clases diarias de educación física para ayudar a resolver este problema, según la Asociación Americana del Corazón (AHA por sus siglas en inglés). De hecho, de acuerdo con la edición de otoño de 2006 de la revista "Education Next," desde 1991 hasta 2003, el número de estudiantes de secundaria de Estados Unidos que participan en clases diarias de educación física se redujo desde 42 hasta 28 por ciento. Mientras que la mayoría de los distritos escolares en el año 2006 tenían directrices sobre la educación física, según algunos informes, gastan demasiado tiempo en actividades no estructuradas ni vigorosas. La Asociación Americana del Corazón recomienda que los estudiantes reciban un mínimo de 150 minutos de educación física a la semana en la escuela primaria y un mínimo de 225 minutos semanales en la educación media. Además, la AHA sugiere que como requisito para graduarse de la escuela secundaria se incluya el finalizar con éxito un programa de educación física, con normas impartidas por profesores de educación física certificados.

Más galerías de fotos



Escrito por jan millehan | Traducido por sandra magali chávez esqueda