Cómo calmarte y relajarte con un ritmo cardíaco lento

La relajación ocurre cuando puedes crear una respuesta simultánea mediante tu cuerpo para calmarte y concentrarte en todas sus complejidades para que trabajen juntas. Existen muchos métodos complicados para lograr un estado de relajación, pero para comprender su clave, deberías comenzar con el acto básico de la respiración. Respirar profunda y correctamente involucra usar un ejercicio simple para despejar tus pulmones y refrescar tu sangre con oxígeno nuevo. Entrando a este estado de relajación, disminuye la presión sanguínea y el ritmo cardíaco y repone tus niveles de energía.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

    Respirar correctamente para la relajación

  1. Siéntate con tu espalda recta. Aunque puedes encontrar esta posición algo incómoda al inicio, conforme practiques, descubrirás que al abrir tus vías respiratorias, te sentirás con más energía y serás más capaz de concentrarte en tu respiración.

  2. Inhala profundamente por cuatro segundos, almacenando el aire en tu diafragma. Tu diafragma es el área detrás de tus músculos abdominales que causan que tu estómago se expanda cuando inhalas; puedes almacenar mucho más aire en esta parte de tu sistema respiratorio que en los pulmones.

  3. Sostén tu respiración por cuatro segundos, después exhala por otros cuatro. Usa tu diafragma para controlar la expulsión de aire, así evitarás soplar todo en el primer segundo. Tu fuerza abdominal afecta directamente el control del flujo de aire aquí, así que no intentes sotener o exhalar el aire; de lo contrario, se están contrarrestando los efectos positivos de este ejercicio.

  4. Sostén tu respiración una vez que hayas vaciado tus pulmones por otros cuatro segundos. Este paso final permite a tus músculos relajarse y a la sangre con nuevo oxígeno viajar en tu sistema circulatorio, lo que creará el efecto relajante que deseas. También permitirá a tu corazón trabajar un poco menos enérgicamente, lo que bajara tu presión sanguínea y mejorará tu nivel de estrés en general.

  5. Repite los pasos 2 a 4 por un periodo no menor a ocho ciclos. Puedes continuar el ciclo mediante este método hasta que te sientas completamente relajado y tus músculos se sientan re-energizados.

Consejos y advertencias

  • Acostarte boca abajo o apoyado contra algo es contraproducente para este ejercicio, siéntate para abrir el flujo de aire. Asegúrate de que respiras desde el abdomen, ya que esto expulsa más dióxido de carbono que sólo usar tus pulmones. Aspira siempre a través de tu conducto nasal y exhala por la boca para crear la memoria del músculo dentro de su sistema respiratorio.
  • Tranquilízate, nunca fuerces tus pulmones para intentar respirar más allá de tu capacidad. Si sientes una disminución repentina en la respiración, pánico u otras emociones negativas asociadas con presión arterial alta o estrés, discute este método con tu profesional de salud antes de continuar su uso.

Más galerías de fotos



Escrito por cree dalene | Traducido por arcelia gutiérrez