Cómo calmar el dolor y las molestias en la zona del trasero en un niño

En general, la crianza de los hijos ofrece muy pocas certezas. Sin embargo, una cosa con la que puedes contar es que el tuyo experimente dolor o irritación en el área de los glúteos en algún momento. Las causas pueden ser desde la dermatitis del pañal en los bebés, hasta los accidentes que ocurren al patinar en los adolescentes. Los tratamientos varían según la edad del niño y la causa de las molestias, no obstante, la mayoría de estos problemas pueden ser tratados en casa.

Dermatitis del pañal

Hasta que estén listos para utilizar el inodoro, los bebés y niños pequeños son propensos a sufrir irritaciones frecuentes en los glúteos, los genitales y el área rectal. Hay una serie de posibles causas, que pueden ser infecciones por levaduras o hasta la introducción de alimentos nuevos. Un bebé con piel sensible puede reaccionar ante el perfume de los pañales desechables o al de la hoja de detergente o suavizante que utilizaste al lavar los pañales de tela. Combate la dermatitis del pañal, limpiando y secando meticulosamente la zona afectada y luego protegiéndola con vaselina o crema con óxido de zinc. Si la erupción no se cura o si parece infectarse, consulta a tu médico para que te aconseje y trate el problema de la manera adecuada.

Diarrea

Los niños pequeños pueden desarrollar una erupción dolorosa o incluso ampollas debido a la diarrea cuando usan pañales. Los niños mayores también pueden experimentar irritación anal ocasionada por las deposiciones y la limpieza frecuentes. Trata el problema de la misma manera en que lo harías en caso de dermatitis de pañal en un bebé. A los niños mayores, dales una pequeña cantidad de crema de óxido de zinc en un pañuelo de papel para que se lo puedan aplicar ellos mismos en el área irritada. Los baños tibios de asiento también alivian las molestias, sobre todo si se adicionan con un poco de bicarbonato de sodio, que contrarrestará la acidez en la piel causada por la diarrea. Mantén a tu hijo bien hidratado con bebidas que contengan electrolitos y busca ayuda médica si la diarrea persiste por más de dos días.

Estreñimiento y hemorroides

En el otro extremo del espectro, el estreñimiento y las hemorroides son otra causa de dolor. Afortunadamente, el estreñimiento leve puede ser contrarrestado por el aumento en el consumo de fibra en la dieta diaria. Una porción adicional de fruta fresca, frutos secos o avena en papilla durante un par de días, puede tener el efecto de un laxante suave a base de fibra. El consumo adicional de fibra lo mismo que los laxantes comerciales de venta libre, pueden ayudar a aliviar las hemorroides al suavizar las heces. Consulta a tu médico para obtener otras opciones de tratamiento que sean adecuadas para la edad del niño.

Lesiones del coxis y de la articulación sacroilíaca

Los niños activos de todas las edades son susceptibles a sufrir accidentes, golpes y contusiones. De vez en cuando, un golpe especialmente severo en la parte trasera puede hacer que tu hijo sufra de dolor continuo. En ocasiones, estas lesiones no son más que moretones profundos que desaparecerán por sí solos al cabo de unos días. Sin embargo, otras veces, las molestias son señal de una fractura o luxación del coxis o "hueso de la rabadilla". En estos casos, la articulación sacroilíaca, que se encuentra justo donde la columna se une con la pelvis, también puede doler. Este tipo de lesiones, que a menudo ocurren durante el uso de patinetas y similares, requieren diagnóstico y atención profesional.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por pei pei