Cómo calentar mis pies

Los pies son las extremidades más alejadas del corazón, por lo que a veces puede ser difícil mantenerlos calientes todo el día, especialmente durante los meses más fríos del año. Los pies fríos puede ser molestos, pero hay varias maneras de ayudar a mantenerlos calientes y cómodos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Calcetines
  • Pantuflas
  • Manta gruesa
  • Almohadilla eléctrica
  • Aalentadores químicos

Instrucciones

  1. Toma un baño caliente con agua suficiente para sumergir los pies por completo. Mantén los pies en el agua el tiempo que el agua está a una temperatura agradable. Seca completamente tus pies cuando salgas y ponte un par de calcetines gruesos y pantuflas para evitar que los pies se enfríen de nuevo.

  2. Envuelve tus pies con una manta gruesa y pesada, asegurándote que el aire no toque la piel de los pies. La manta aísla los pies, atrapa el calor del cuerpo y actúa como un calentador natural. Al envolver los pies ajustadamente, te asegura que el aire frío no pueda afectar tus pies.

  3. Coloca un elemento calefactor, como una manta, toalla o botella de agua caliente sobre tus pies. Sigue las instrucciones de seguridad, como no dejar sin vigilancia algún elemento calefactor conectado a la energía eléctrica.

  4. Coloca calentadores químicos en sus calcetines. Cuando abres un paquete de calefacción químico, expones al aire los componentes químicos provocando una reacción química. Estos ingredientes incluyen agua, polvo de hierro, sal, vermiculita y carbón activado, los cuales reaccionan entre sí para crear calor y aislar el producto, lo que permite que el calor se mantenga varias horas. Puedes necesitar varios calentadores en cada calcetín para mantener los pies a una temperatura confortable.

  5. Consulta a tu médico si tienes pies siempre fríos, ya que podría ser el resultado de un problema circulatorio o sanguíneo. Por ejemplo, los pies fríos en forma permanente son una complicación común de la diabetes, afirma la American Diabetes Association (Asociación Americana de Diabetes).

Consejos y advertencias

  • Para ahorrar energía, puedes hacer tu propio cojín calefactor cosiendo una bolsa de tela rellena de arroz, y calentarla en el microondas durante no más de dos minutos. Vigila la bolsa cuidadosamente para asegurarte de que no humea o se incendia.

Más galerías de fotos



Escrito por chris sherwood | Traducido por sergio mendoza