Calentadores de queroseno y la seguridad para los niños

Piensa dos veces antes de usar un calentador de queroseno si tienes niños pequeños. Por varias razones, los calentadores de espacios y los niños pueden ser una combinación peligrosa. Si tienes que usar un calentador de espacio de queroseno para calentar tu casa, toma las precauciones para mantener a los niños y objetos inflamables lejos de ella. Estos también pueden aumentar los niveles de monóxido de carbono, por lo que la ventilación adecuada es esencial.

Riesgos de quemaduras


Debido a que los calentadores de queroseno se sientan en el suelo, suponen un riesgo de quemar a alguien que tropieza con uno, incluyendo niños pequeños.

Debido a que los calentadores de queroseno se colocan en el suelo, suponen un riesgo de quemar a alguien que tropieza con uno, incluyendo niños pequeños. Un calentador de queroseno puede alcanzar temperaturas de superficie de 320 grados Fahrenheit a más de 500 F, según la Michigan State University Extension. Mantén a los niños lo suficientemente lejos de la estufa, de manera que si ellos tropiezan, no puedan caer en ella. Usa una barrera de seguridad para mantenerlos alejados y mantén tus ojos en los niños en todo momento cuando utilizas un calentador de queroseno.

Monóxido de carbono


No puedes verlo ni olerlo, pero el monóxido de carbono puede matar a niños y adultos por igual.

No puedes verlo ni olerlo, pero el monóxido de carbono puede matar a niños y adultos por igual. Los niños, sin embargo, tienen una mayor susceptibilidad a la misma, de acuerdo con Netdoctor.co.uk. Los calentadores producen monóxido de carbono cuando se quema el combustible. A diferencia del horno de tu casa, que expulsa los gases al exterior, los calentadores de queroseno se ventilan en la habitación. Si el aparato no funciona correctamente, podría producir suficiente monóxido de carbono para causar envenenamiento por monóxido de carbono. El síntoma más común es el dolor de cabeza, seguido de náuseas y vómitos, diarrea, cambios en el nivel de conciencia y la hiperventilación o respiración rápida. Si pones un calentador en la habitación de tu hijo o cualquier otro espacio cerrado, abre la ventana al menos 1 pulgada y deja la puerta abierta del dormitorio.

Peligros de incendio


Los equipos de calefacción representaron el 17 por ciento de todos los incendios de casas en 2008, según la Asociación Nacional de Protección Contra Incendios.

Los equipos de calefacción representaron el 17 por ciento de todos los incendios de casas en 2008, según la Asociación Nacional de Protección Contra Incendios. De ellos, los calentadores de combustible líquido, tales como los calentadores de queroseno presentan el mayor riesgo. Tener la calefacción demasiado cerca de una fuente inflamable representaron el 52 por ciento de todas las muertes en la casa de los incendios causados ​​por sistemas de calefacción estacionaria o portátil. Mantén todos los objetos inflamables con un mínimo de 3 pies de distancia de la calefacción. Recuerda que las cortinas pueden hincharse y volar sobre la unidad.

Almacenar queroseno


Los calentadores de queroseno requiere un suministro constante de queroseno para quemar, por lo que probablemente tendrás que almacenar queroseno cerca de tu casa.

Los calentadores de queroseno requieren un suministro constante de queroseno para quemar, por lo que probablemente tendrás que almacenar queroseno cerca de tu casa. Si tu hijo lo bebe o inhala, el queroseno puede causar problemas respiratorios, dolor abdominal, quemaduras en el esófago, vómito o diarrea con sangre, presión arterial baja, convulsiones o pérdida de conciencia. El queroseno también puede quemar o irritar la piel. Almacena queroseno fuera del alcance de los niños en los recipientes de almacenamiento hechos especialmente para el almacenamiento de líquidos inflamables. Nunca viertas queroseno en los contenedores donde un niño pueda confundir con alimento.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por gonzalo cerda