Cómo hacer caldo de res con huesos de costilla

Un asado de costillas puede ser costoso, así que vale la pena cocinar los huesos para hacer un rico caldo y usarlo de base para otras comidas. Hacerlo toma tiempo pero muy poco esfuerzo. Simplemente cubres los huesos de costilla, agregas unas cuantas tazas de vegetales y un puñado de hierbas con agua y dejas que el caldo se cocine hasta que tome todo el sabor. Uno de los beneficios de hacer tu propio caldo es que tú puedes controlar los ingredientes. Al reducir la grasa y usar hierbas en lugar de sal, mantendrás el contenido de grasa y sodio bajo. También, el caldo burbujeante llenará cada esquina de tu casa con su delicioso aroma.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Olla
  • Cuchillo
  • Huesos de costilla
  • Cuchara ranurada
  • Vegetales
  • Hierbas
  • Condimentos

Instrucciones

  1. Toma cuatro o cinco costillas del asado de costilla y colócalas en el fondo de una olla grande. Cubre las costillas completamente con agua y ponle la tapa a la olla. Cocina la carne a fuego lento hasta que la carne esté suave y se caiga de los huesos. Quita la olla de la estufa y deja que se enfríe.

  2. Quita la grasa de la superficie del caldo con una cuchara grande y tira la grasa. Quita las costillas y la carne con una cuchara ranurada. Regresa los huesos de las costillas a la olla y almacena la carne para usarla más tarde.

  3. Prepara los vegetales para el caldo. El apio, cebollas, zanahorias y ajo son buenas opciones de sabor. Los vegetales se quitarán y tirarán, así que no necesitas cortar mucho. Lava el apio y las zanahorias y corta sus colas con un cuchillo filoso. Pon el apio, las zanahorias, cebollas y cabezas enteras de ajo en la olla con los huesos de costillas.

  4. Añade las hierbas. Las pimientas enteras, hojas de laurel, orégano y la albahaca le darán un delicioso sabor al caldo, pero no te pases con las hierbas. Si vas a usar el caldo en otra receta, no vas a querer que el sabor sea muy fuerte. Experimenta con otros condimentos como el ajo, tomillo y romero.

  5. Regresa la olla a la estufa y añade agua suficiente para cubrir las costillas y vegetales por 2 pulgadas (5 cm). Haz que el caldo hierva, luego cocina a fuego lento por varias horas.

  6. Enfría el caldo en el refrigerador. Quítale la grasa que haya quedado. Saca os huesos y vegetales con la cuchara ranurada y tíralos.

Consejos y advertencias

  • Otra manera sencilla de hacer caldo es combinar todos los ingredientes en una olla a presión. Cubre la carne y los vegetales con agua y cocina a fuego lento toda la noche.
  • No tires la grasa de res en el fregadero o tapará el drenaje. Colócala en el bote de basura.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez