Cómo calcular el porcentaje de pérdida de grasa corporal

Si planeas perder peso, es importante que sepas no solo cuántas libras pierdas, si no también qué porcentaje de grasa corporal pierdas en relación a tu porcentaje de grasa corporal inicial. Puedes calcular esto si conoces tu peso inicial y las medidas de tu cuerpo antes y después de perder peso. Si ya has comenzado a perder peso, tendrás que saber cuánto porcentaje de grasa corporal tenías para comenzar a calcular cuánto has perdido.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Balanza
  • Cinta métrica

Instrucciones

  1. Antes de comenzar a peder peso, utiliza una calculadora en línea de grasa corporal para determinar tu porcentaje inicial de grasa corporal. Para utilizar la calculadora en línea, las mujeres deben conocer su peso en libras, su cintura en pulgadas, su muñeca en pulgadas, su cadera en pulgadas y tu antebrazo en pulgadas. Los hombres necesitan conocer su peso en libras y su cintura en pulgadas.

  2. Luego de que hayas terminado de perder peso, utiliza una calculadora de grasa corporal en línea para determinar tu porcentaje final de grasa corporal. Nuevamente, las mujeres necesitan conocer su peso en libras, su cintura en pulgadas, su muñeca en pulgadas, su cadera en pulgadas y tu antebrazo en pulgadas. Los hombres necesitan conocer su peso en libras y su cintura en pulgadas.

  3. Resta el porcentaje final de grasa corporal del porcentaje inicial. Esta diferencia es tu porcentaje de pérdida de grasa corporal.

Consejos y advertencias

  • Según HealthStatus.com, los porcentajes saludables de grasa corporal se encuentran a continuación: Para mujeres de 20 a 40 años, 19 a 26 un por ciento de grasa corporal es bueno a excelente. Para mujeres de 40 a 60 años, un 23 a 30 por ciento es bueno a excelente.
  • Para los hombres de 20 a 40 años, un 10 a 20 por ciento de grasa corporal es bueno a excelente. Para hombres de 40 a 60 años, un porcentaje de 19 a 23 es bueno a excelente

Más galerías de fotos



Escrito por madeleine mayer | Traducido por martín emiliano vergé