¿Cómo calcular la ingesta diaria de líquidos para un niño?

Es posible que tu hijo no se mantenga hidratado si tomas como punto de referencia su sed. Es importante que los niños ingieran una cantidad adecuada de fluidos a lo largo del día para prevenir deshidratación. De acuerdo con el Institute of Medicine, la mayor parte de los niños de edades de entre 1 y 3 años necesitan al menos 45 onzas de fluidos díarios, y los niños de entre 4 y 8 años necesitan un mínimo de 46 onzas díarias. Entre los 9 y 13 años los niños necesitan al menos 65 onzas díarias y las niñas 57 onzas. Sin embargo, si calculas la cantidad necesaria de líquidos tomando como referencia el peso del niño obtendrás un indicador más preciso de los requerimientos de fluidos de tu pequeño.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Papel
  • Algo para escribir
  • Calculadora
  • Báscula

Instrucciones

  1. Pesa a tu hijo en una báscula. Necesitarás el dato de su peso para calcular sus requerimientos de líquidos.

  2. Multiplica el peso en libras por el número 1,52 para obtener el número de onzas que tu hijo necesita consumir al día. El sitio web del Olin College señala que esta ecuación para calcular requerimientos de líquidos, llamada Holliday-Segar, es aplicable para niños que tengan un peso de entre 2,2 y 22 libras. Por ejemplo, si tu hijo pesa 12 libras, necesitará beber al menos 18 onzas de líquidos al día. Si tu pequeño pesa más de 22 libras deberás utilizar la forma de calcular que se indica en el paso 2 ó 4, según sea el caso.

  3. Si tu hijo pesa entre 24 y 44 libras deberás restar el número 22 a su peso total en libras. Después multiplica el resultado por 0,76. Enseguida añade 34 para obtener el número mínimo de onzas de líquido que tu hijo debe consumir al día. Por ejemplo, un niño de 30 libras debe beber al menos 40 onzas de líquidos al día.

  1. Error

  2. Error

  3. Error

  1. Error

  2. Error

  3. Error

Consejos y advertencias

  • Estimularás la ingesta de líquidos de tu hijo si lo animas a consumir agua simple, leche y jugos de frutas naturales (sin azúcar añadida) a lo largo del día. Si tu pequeño se deshidrata, KidsHealth.org sugiere que le des una bebida electrolítica pediátrica. También puedes darle agua de coco, que es una bebida naturalmente rica en electrolitos.
  • Los requerimientos de líquidos de un niño aumentan cuando se enferman, tiene fiebre, vomita, tiene diarrea o suda mucho. Si la condición de tu hijo empeora o no mejora será necesario que llames a tu doctor o lo lleves a un centro médico que atienda emergencias.

Más galerías de fotos



Escrito por erica kannall | Traducido por karly silva