Cómo calcular el gasto cardíaco durante el ejercicio

El gasto cardíaco es una medida de la sangre bombeada por tu corazón por minuto. Aunque las mediciones más exactas del gasto cardíaco son altamente invasivas, una forma bastante precisa y mucho más simple de medir ésto es multiplicando tu ritmo cardíaco por tus pulsaciones, y luego convirtiendo a litros por minutos. El gasto cardíaco es un indicador muy importante del funcionamiento cardiovascular, y puede ayudar a evaluar la condición del corazón.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Calculadora
  • Monitor de ritmo cardíaco
  • Cinta para correr
  • Brazalete para tensión arterial

Instrucciones

    Determinar el gasto cardíaco

  1. Coloca un monitor de ritmo cardíaco alrededor de tu pecho, y un brazalete portátil de presión arterial alrededor de la parte superior de tu brazo.

  2. Párate sobre la cinta para correr.

  3. Empieza a ejercitarte.

  4. Anota tu ritmo cardíaco cuando hayas alcanzado el punto al que deseas medir tu gasto cardíaco. El ritmo se incrementa proporcionalmente a la dificultad del ejercicio que vas a realizar.

  5. Enciende el brazalete de presión arterial para revisar la medición de presión para el ritmo cardíaco al que llegaste. El dispositivo mostrará tu presión arterial sistólica (el número más grande, arriba) y tu presión arterial diastólica (el número más pequeño, abajo).

  6. Detén la cinta para correr y bájate.

  7. Calcula la diferencia entre tu presión arterial sistólica y diastólica para obtener un valor de tus pulsaciones. Por ejemplo, si tu presión arterial marca 130/70, tu pulso será de 60. Como las pulsaciones de presión pueden usarse para aproximar el volumen sistólico del corazón, debes describirlo en unidades de ml/latido, o en este caso, 60 ml/latido.

  8. Multiplica el ritmo cardíaco por el volumen sistólico para determinar tu gasto cardíaco en mililitros, y luego divide entre 1.000 para convertir a litros. Por ejemplo, si tu volumen sistólico fue de 60 ml/latido con un ritmo cardíaco de 150 bpm, el gasto cardíaco equivale a aproximadamente 9.000 ml/minuto o cerca de nueve litros de sangre circulando por minuto.

Consejos y advertencias

  • Tener un compañero que revise tu ritmo cardíaco y presión arterial garantizará tu seguridad mientras operas la cinta para correr.

Más galerías de fotos



Escrito por joshua bailey | Traducido por pau epel