Cómo calcular la eficiencia cardiaca del BPM en reposo a una post prueba del ritmo cardíaco

La eficiencia cardíaca es la relación del trabajo realizado por el corazón con la energía que se utiliza para realizar el trabajo. Esta medición es crucial para el diagnóstico y tratamiento de varias enfermedades cardíacas, incluyendo cardiomiopatía, hipertensión y la insuficiencia cardíaca. Las técnicas invasivas como el cateterismo cardíaco, así como métodos no invasivos como la tomografía por emisión de positrones, se puede utilizar para medir la eficiencia cardíaca. A menudo es importante calcular dicha eficiencia tanto la fase del ritmo cardíaco en reposo como la frecuencia cardíaca después de la actividad para evaluar el funcionamiento del órgano en todo momento.

Principio

El corazón requiere energía para bombear la sangre; esta energía se consigue de la oxidación de la glucosa y los ácidos grasos obtenidos a partir de la dieta. Sin embargo, es difícil medir la cantidad de energía que se obtiene de estas fuentes, por lo tanto, las mediciones de la eficiencia cardíaca utilizan el consumo de oxígeno de las células del corazón como una medida de su consumo de energía. El trabajo o la salida implica el funcionamiento de los ventrículos, y por lo general se expresa en términos del trabajo sistólico ventricular; el trabajo realizado por el corazón para bombear cierto volumen de sangre. La eficiencia del corazón normal es aproximadamente de 20 a 25 por ciento.

Cálculo

El volumen sistólico o la cantidad de sangre bombeada por el corazón por minuto se calcula multiplicando la cantidad de sangre bombeada por el corazón por minuto a la BPM, o números de latidos por minuto. La relación entre el volumen sistólico y la presión arterial media es la eficiencia cardiaca del corazón.

Técnica invasiva

La eficiencia cardíaca se puede calcular usando la fórmula, mV02 ¼ H + EW, donde mVO2 es el consumo de oxígeno, H es el calor y EW es el trabajo externo. Para determinar el consumo de oxígeno, la sangre es extraída desde el seno coronario y la arteria sistémica del paciente; el contenido de oxígeno se calcula como un producto de la concentración de hemoglobina, la saturación de oxígeno y la capacidad de unión de oxígeno de la muestra de sangre. El calor o la temperatura de la sangre se pueden medir utilizando termistores montados en el catéter. El trabajo externo o salida del corazón se puede medir utilizando catéteres de conductancia.

Técnica no invasiva

El consumo de oxígeno también se calcula mediante la inyección de una sustancia química conocida como C-acetato, y midiendo su tasa de depuración mediante una tomografía por emisión de positrones, o PET. Esto es, a su vez, se utiliza para determinar el trabajo del índice metabólico, el índice de la eficacia cardiaca. La presión arterial y la frecuencia cardiaca se miden antes de la inyección del acetato. La relación del C-acetato y el tiempo de reposo de BPM a la frecuencia cardiaca después de la prueba también se calcula utilizando los datos obtenidos a partir de PET. Este es el volumen sistólico, o el gasto cardíaco de tu corazón.

Más galerías de fotos



Escrito por shamala pulugurtha | Traducido por martín giovana