Calambres en las piernas al jugar Basketball

Cuando los músculos de las piernas se acalambran durante a la mitad de un partido de basketball, se convierte en algo más que una molestia menor. En realidad, puede convertirse en un obstáculo para las posibilidades de que tu equipo gane el juego. Comprender la naturaleza de los calambres y aprender a lidiar con ellos te ayudará a volver a la cancha para que puedas ayudar a conducir a tu equipo a la victoria.

Causas

El basketball implica mucho cortar, correr, saltar y girar, y tus piernas están en un estado constante de movimiento. La fatiga muscular es una de las principales causas de los calambres, de acuerdo con la American Academy of Orthopaedic Surgeons. A medida que los músculos se fatigan debido correr y saltar en exceso, se pueden acalambrar e impedir que continúes jugando. La deshidratación es otra causa principal de calambres musculares. Si el juego es una intensa participación de gran cantidad de ataques rápidos y defensa muy reñida, puedes estar perdiendo más líquidos a través del sudor de lo que piensas.

Tratamiento y prevensión

Tómate tu tiempo para evitar calambres a la mitad de tu juego. Si te sientes cansado o tus piernas se sienten débiles, dile al entrenador en el próximo tiempo de espera que requieres un sustituto. Es mejor sentarte unos minutos y dar a tus piernas un descanso que tener que abandonar a causa de calambres en las piernas y posiblemente perderte el resto del juego. Bebe mucho líquido antes y durante el partido. Si es posible, bebe una bebida deportiva que contenga electrolitos esenciales como sodio, calcio y potasio para ayudar a prevenir una disminución en los niveles de electrolitos del cuerpo. Pasa por lo menos 10 a 15 minutos antes del juego estirando las piernas para ayudar a prevenir los calambres.

Estiramiento de la pantorrilla

La pantorrilla es un culpable común de los calambres en las piernas en los jugadores de basketball, ya que se utiliza para los movimientos bruscos, saltos y cambios. Para estirar las pantorrillas antes del partido, ponte de pie junto a una pared u otra superficie resistente. Apoya las manos contra la pared y empuja una pierna detrás de ti. Estira la pierna y mantente de pie en el suelo. Dobla la otra pierna hasta que sientas un estiramiento en la pantorrilla de la pierna enderezada. Mantén este estiramiento durante 10 a 15 segundos y luego descansa y repite con la otra pierna.

Estiramiento de los isquiotibiales

Los isquiotibiales son otro lugar común para tener calambres durante un juego intenso. Pasa tiempo estirando los isquiotibiales antes de comenzar el partido al calentar y prepararte para la acción. Siéntate en el suelo con las piernas estiradas delante de ti. Dobla la pierna izquierda y coloca la parte inferior de tu pie izquierdo en el interior de tu rodilla derecha. Inclínate hacia delante hasta que sientas un estiramiento en el tendón de la corva derecha. Mantén este estiramiento durante 10 a 15 segundos y luego descansa y cambia de posición las piernas para estirar el otro muslo.

Más galerías de fotos



Escrito por james patterson | Traducido por verónica sánchez fang