Calambres en las piernas cuando caminas

Los calambres en las piernas son una lesión común que puede ocurrir con cualquier actividad como correr, hacer deporte, caminar, bailar y tomar clases de aeróbica. Los calambres en la pierna que no son tratados adecuadamente pueden convertirse en una enfermedad más grave o pueden volverse crónicos. Si has desarrollado calambres en las piernas al caminar, primero habla con tu médico, quien puede recomendar el método de tratamiento adecuado.

Calambres

Los calambres en las piernas son diagnosticados cuando los músculos, los tendones y la capa de tejido que cubre el hueso de la espinilla se irritan o inflaman. Los calambres en las piernas pueden causar dolor en el borde interno de la tibia, lo que puede ocurrir sólo durante la actividad o ser constante. El sobre entrenamiento y una capacitación inadecuada son las causas más comunes de calambres en las piernas, sin embargo puede ser una condición médica subyacente. Tu médico puede realizar pruebas y realizar un examen físico para determinar la causa exacta y el mejor método de tratamiento.

Calambre y caminatas

Mientras que calambres en las piernas a menudo se asocian con actividades de alto impacto como correr, cualquier tipo de actividad puede causarlos. Si has llevado una vida sedentaria y de repente comienzas a caminar todos los días, o por largas distancias o en una intensidad muy rápida, el riesgo de calambres en las piernas es mayor. Caminar cuesta arriba, cuesta abajo o en superficies desiguales también puede poner una tensión excesiva en el área de la barbilla. Tener pies planos aumenta el riesgo de desarrollar esta condición.

Tratamiento

El tratamiento exacto requerido depende de la gravedad y la causa de los calambres en las piernas. Si tu lesión es grave es posible que necesites un periodo de descanso, hielo y medicamentos para reducir el dolor y la hinchazón. Es posible que necesites usar muletas y evitar poner peso sobre el área durante un corto período. En los casos más leves es posible que sólo tengas que evitar las actividades que empeoran tus síntomas. Si hay un problema estructural con los pies, aparatos ortopédicos, soportes para el arco o insertos pueden ser recetados. Una vez que desaparezcan los síntomas, tendrás que volver a tu rutina de caminar muy lentamente para prevenir una lesión.

Prevención

Tu mejor apuesta es tomar medidas para evitar una conmoción al caminar. Visita una tienda de artículos deportivos y prueba varias zapatillas para encontrar el ajuste y apoyo correcto para tus pies. Hay zapatillas deportivas diseñadas específicamente para caminar. Usa buenos hábitos de entrenamiento, como el calentamiento y estiramiento antes de tu caminata y el enfriamiento después. Participar en un programa de entrenamiento de fuerza para las piernas te ayudará a aliviar la presión de los tejidos blandos por que sean menos propensos a las lesiones. Si estás en riesgo de calambres en las piernas, un terapeuta físico puede diseñar un programa apropiado basado en tu salud en general y la rutina de caminata. También puedes encontrar que necesitas variar tu entrenamiento caminando todos los días y luego andar en bicicleta, nadar o practicar ejercicios aeróbicos en el agua los otros días para reducir el impacto.

Más galerías de fotos



Escrito por lori newell | Traducido por martín giovana