Calambres en la pierna y el pie al ejercitarse

Pocas cosas que no son graves pueden detener tu rutina de ejercicios rápidamente como un calambre en tu pierna o pie. Aunque los calambres no son de preocuparse, pueden causar molestias y dolor importante, sin mencionar que te retrasan en tu rutina, haciéndote perder tiempo y la oportunidad de quemar más calorías. Aprender cómo controlar y tratar los calambres puede ayudarte a tener rutinas de ejercicio más efectivas y sin interrupciones.

Síntomas

Los calambres musculares en la pierna y el pie generalmente se caracterizan por una sensación de endurecimiento o de un "nudo" en el músculo, además de dolor intenso. De acuerdo con la American Academy of Orthopaedic Surgeons, las zonas más comunes de calambres en el cuerpo son el músculo de la pantorrilla, la parte frontal del muslo, o cuadríceps, y la parte de atrás del muslo, músculos isquiotibiales. Los calambres en el pie también son comunes. Un calambre ocurre cuando ciertos músculos en tu cuerpo se contraen involuntariamente y no se relajan.

Causas

La fatiga muscular y la deshidratación son las causas más comunes de calambres musculares en piernas y pies. Si tienes una mala condición física e intentas realizar ejercicio de alto nivel, como correr en una caminadora, puede ocasionar en algunas ocasiones calambres en tus piernas o pies debido a la poca habilidad de tus músculos para lidiar con el estrés del ejercicio. Conforme sudas, tu cuerpo no sólo pierde agua sino electrolitos. Ciertos electrolitos ayudan a controlar la función de tus músculos. Cuando no tienen suficientes de estos electrolitos, tus piernas y pies pueden acalambrarse, especialmente al participar en deportes o actividades que involucran correr o brincar.

Tratamiento

La mejor forma de tratar inmediatamente un calambre en la pierna es estirar el músculo afectado. Estirarlo ayudará a "destrabar" el músculo y disminuir el dolor. Por ejemplo, si se te acalambra el músculo de la pantorrilla, ponte de pie a unos cuantos pies de una pared y coloca tus manos contra ella. Estira la pierna acalambrada hacia atrás, sin flexionar la rodilla para asegurar que tu pierna está derecha. Dobla la otra pierna y patea hacia atrás con la pierna acalambrada hasta que sientas un "tirón". Mantén este estiramiento por 10 a 15 segundos, después descansa y repite dos o tres veces. Toma bebidas deportivas para recuperar los electrolitos perdidos y descansa de 10 a 15 minutos antes de reiniciar el ejercicio.

Prevención

Para prevenir los calambres, escoge una rutina de ejercicio que no sea demasiado avanzada para tu condición física. Por ejemplo, si no tienes mucha experiencia corriendo, no intentes hacer 2 millas la primera vez. Comienza caminando rápidamente y acelera cada vez más hasta correr. Toman al menos 8 onzas de agua antes de ejercitarte para asegurar que tu cuerpo está hidratado correctamente. Realiza estiramientos estándar para los principales grupos musculares en tus piernas y pies. Esto calentará los músculos y favorecerá el flujo de sangre en estas áreas para ayudar a prevenir calambres.

Más galerías de fotos



Escrito por james patterson | Traducido por karly silva