Calambres de pantorrilla mientras corres o pedaleas

Aunque las personas mayores de 65 años y aquellos que tiene sobrepeso o están enfermos son más susceptibles a los calambres en las pantorrillas mientras se ejercitan, estos pueden pasarles a cualquiera. Los calambres mientras pedaleas o corres pueden ser dolorosos y debilitantes, haciendo difícil continuar con tu rutina de ejercicio. Para tratar correctamente los calambres de pantorrilla es importante entender qué los causa y cómo pueden prevenirse.

Definiendo los calambres musculares

Un calambre muscular es una contracción repentina e intensa o un espasmo que puede desarrollarse en cualquier grupo de músculos, incluyendo las pantorrillas. El músculo de la pantorrilla es esencialmente susceptible ya que se expande a dos articulaciones. El tejido muscular puede sentirse duro y grumoso y a veces incluso puede ser visible debajo de la superficie de la piel. El calambre puede ocurrir en todo o solo parte del músculo, durando desde unos segundos a más de 15 minutos.

Causas de calambres

Los calambres de pantorrilla pueden desarrollarse si utilizas los músculos de la pierna con exceso y se fatigan durante el exceso durante una carrera o pedaleo. También pueden ocurrir si hay tensión muscular con movimientos bruscos repentinos o al no preparar tu cuerpo adecuadamente para el ejercicio. Además, los calambres de pantorrilla pueden ocurrir si te ejercitas mientras estás deshidratado, especialmente si corres o haces ciclismo en un clima cálido. Algunas condiciones médicas subyacentes como la compresión de nervios, desórdenes renales y agotamiento de minerales también pueden ser responsables de los calambres de pantorrilla relacionados con el ejercicio.

Tratamientos para los calambres

Deja inmediatamente de pedalear o correr si desarrollas un calambre de pantorrilla. Estira suavemente tu pierna y masajea tu pantorrilla sosteniendo el músculo en una posición estirada hasta que el calambre disminuya. Aplica una almohadilla de calor o una compresa fría al músculo acalambrado para aliviar el dolor y la tensión. También puedes tomar un baño de agua caliente para liberar los músculos apretados y tratar el calambre.

Prevención de los calambres

Para prevenir los calambres en las pantorrillas mientras correr o utilizas una bicicleta, asegúrate de calentar tus músculos antes de ejercitarte. Trota o haz una caminata enérgica por cerca de cinco minutos antes de tu ejercicio de rutina. También puedes estirar tus músculos de la pantorrilla al doblarte hacia adelante y poner ambas manos contra la pared y colocando un pie frente al otro. Presiona tu talón sobre el piso y sostén el estiramiento por cerca de 30 segundos. Además, bebe bastante agua antes, durante y después de los ejercicios para evitar la deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por alejandra rojas