Los calambres musculares y el queso

Casi todo el mundo ha experimentado la miseria de un calambre muscular. Tal vez has sentido un dolor repentino en un tendón al salir a correr o te despertaste con un calambre en la pierna en el medio de la noche. Los calambres musculares están asociados con muchas enfermedades y factores de riesgo, como una dieta pobre. El queso ayuda a proporcionar los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantener los músculos sanos.

Síntomas

Un espasmo muscular fuerte y sostenido se llama calambre muscular. Estas contracciones involuntarias causan dolor intenso. Puedes sentir un músculo acalambrado como un nudo debajo de la piel. Un músculo puede permanecer en un espasmo hasta 15 minutos antes de relajarse. Los calambres musculares ocurren en todo el cuerpo, pero son más comunes en el muslo y músculos de la pantorrilla. A menudo atacan durante el ejercicio físico intenso o en la noche, cuando pueden interrumpir el sueño.

Causas

La causa exacta de los calambres musculares es desconocida. Los factores de riesgo incluyen fatiga, deshidratación, falta de estiramiento y el uso excesivo del músculo afectado. Incluso, permanecer en una misma posición durante demasiado tiempo puede producir calambres. Son más comunes en los atletas y las personas mayores de 40 años, aunque los niños también experimentan calambres musculares. La mayoría de los calambres son inofensivos, pero pueden indicar una condición médica grave. Habla con tu médico si tienes calambres musculares frecuentes o graves.

El calcio y los calambres musculares

Los músculos requieren un suministro adecuado de calcio para funcionar. El calcio se almacena en el tejido óseo y se libera en el torrente sanguíneo, según sea necesario. Los niveles muy bajos de calcio en la sangre pueden causar espasmos musculares. Debido a que tu cuerpo no puede producir calcio, debe obtenerlo de las fuentes de alimento. Una dieta pobre puede crear una deficiencia de calcio, al igual que ciertos medicamentos y condiciones médicas. Consulta a tu médico antes de intentar tratar los calambres musculares con un cambio en la dieta.

El queso y el calcio

Muchos estadounidenses no consumen suficiente calcio en su dieta. De acuerdo con las Dietary Guidelines for Americans de 2010, la mayoría de los adultos necesitan 1.000 miligramos de calcio por día. Los niños de 9 a 18 años necesitan 1.300 miligramos, mientras que los adultos mayores de 51 años necesitan 1.200 miligramos. La mayoría de los quesos son una rica fuente de calcio. Por ejemplo, 2 onzas de queso suizo procesado pasteurizado ​​proporcionan 438 miligramos de calcio, casi la mitad de la ración dietética recomendada para los adultos más jóvenes.

Remedios caseros

La American Academy of Orthopedic Surgeons recomienda un estiramiento suave y masajes en el músculo afectado. Aplica una compresa fría para relajar el espasmo o una compresa caliente para aliviar el dolor. Para evitar los calambres musculares, la Clínica Mayo sugiere estiramiento antes y después del ejercicio. Si tienes calambres musculares frecuentemente mientras duermes, trata hacer ejercicio ligero durante unos minutos antes de ir a la cama. Asegúrate de beber suficientes líquidos, especialmente en un clima cálido, para evitar la deshidratación.

Más galerías de fotos



Escrito por dana cedarman | Traducido por sofia loffreda