Calambres frecuentes en las pantorrillas

Los calambres son un espasmo involuntario en el vientre del músculo, que provoca dolor y rigidez en la zona afectada. Calambres frecuentes en las pantorrillas pueden ocurrir como resultado del uso excesivo, moverse de repente después de largos períodos de inactividad o por desequilibrio de electrolitos. Los calambres en las pantorrillas pueden ocurrir a cualquier edad, de acuerdo con Disabled World, pero son más comunes en personas de mediana edad y mayores. Con el cuidado adecuado, puedes prevenir o reducir la frecuencia de los calambres en las pantorrillas.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Bebida basada en electrolitos

Instrucciones

  1. Bebe entre seis y ocho vasos de agua al día para prevenir la deshidratación. Disabled World menciona la deshidratación como una posible causa de calambres en las pantorrillas.

  2. Toma bebidas deportivas a base de electrolitos después de las sesiones de ejercicios vigorosos y sudoración excesiva. Las bebidas basadas en electrolitos ​​restituyen las sales vitales y minerales perdidas durante el ejercicio.

  3. Estírate después del ejercicio y en otros momentos a lo largo del día. El estiramiento libera los músculos tensos de la pantorrilla y estimula el flujo de sangre, la cual elimina el ácido láctico de los músculos.

  4. Haz un poco de movimiento ligero antes de acostarte para estimular el flujo de sangre a través de las pantorrillas. Si tienes una bicicleta estacionaria, monta durante 10 minutos a una intensidad ligera. Si no cuentas con una bicicleta estacionaria, puedes acostarte boca arriba y hacer bicicletas con las piernas en el aire para estimular el flujo sanguíneo. Evita los ejercicios que pongan a prueba las pantorrillas, como tensar los dedos del pie o ponerte en cuclillas.

  5. Evita la ropa excesivamente apretada, que puede restringir los movimientos del pie y provocar tensión en las pantorrillas.

Más galerías de fotos



Escrito por julia michelle | Traducido por sergio mendoza