Calambres en el estómago después de comer col

La col es difícil de digerir, puede producir gases en el tracto intestinal, una causa frecuente de calambres o dolor en la región abdominal para algunas personas. Mientras que experimentar dolores debido al gas es común, un trastorno digestivo subyacente o intoxicación alimentaria, también podría ser el culpable. Si experimentas calambres fuertes durante un período prolongado o tienes otros síntomas como fiebre, vómitos o diarrea, consulta a un médico inmediatamente.

Gas intestinal

Los calambres en el estómago son un término comúnmente utilizado para el dolor en la región abdominal, aunque el estómago no siempre está involucrado. El gas atrapado en los intestinos, generalmente en el intestino largo, a menudo se describe como una sensación de calambre. La mayoría de los gases intestinales son causados por la ingestión de aire mientras comes o la normal degradación de los alimentos en el tracto digestivo. Si el gas es excesivo, puede ocurrir hinchazón, calambres y nauseas. Varios alimentos producen exceso de gas en el tracto digestivo debido a que son difíciles de degradar y de digerir. La col es un alimento que el University of Michigan Health System recomienda evitar por este motivo. Los gases intestinales generalmente son temporales y a menudo desaparecen después del movimiento del intestino.

Calambres por la col

La col es difícil de digerir, principalmente porque contiene un azúcar complejo llamado rafinosa. La rafinosa también está presente en los frijoles, coles de Bruselas, brócoli y espárragos, según la John Hopkins Medicine Health Library. La rafinosa requiere una enzima específica, conocida como α-galactosidasa, para degradarla en sus componentes esenciales. Los seres humanos no tienen esa enzima en su intestino o estómago, así que la col llega al intestino largo donde las bacterias allí trabajan para degradarla. Este proceso crea mucho gas, que puede llevar a la distensión abdominal, cólicos y flatulencias en algunas personas. Una taza de col cruda tiene aproximadamente 1,5 gramos de fibra, según los Harvard University Health Services. La fibra también es difícil de digerir y pueden contribuir a la acumulación de gas en los intestinos.

Col contaminada

La col cruda que no está debidamente lavada, envasada o cocida puede contener bacterias dañinas, que pueden conducir a la intoxicación alimentaria. La intoxicación alimentaria es generalmente el resultado de una bacteria común, como salmonella, estafilococo o e. coli, según MedlinePlus. Los síntomas de intoxicación pueden incluir cólicos, gases, distensión abdominal y diarrea. La intoxicación alimentaria más grave puede inducir a síntomas tales como fiebre, escalofríos y debilidad general y requiere tratamiento médico inmediato. Aunque la muerte por intoxicación alimentaria es rara, cinco personas en Japón murieron en agosto de 2012 por intoxicación alimentaria causada por e. coli de la col fermentada, según la Tropical Medical Bureau.

Enfermedades digestivas

Comer col no provoca calambres o gas en todas las personas, pero sigue siendo difícil de digerir. Si tienes un trastorno digestivo subyacente, la dificultad en la digestión de la col podría traducirse en los síntomas que desencadenan la enfermedad. Los trastornos digestivos como el síndrome de intestino irritable, IBS o el crecimiento excsesivo de bacterias en el intestino, SIBO, son enfermedades leves que a menudo incluyen dolor abdominal, gases y eructos como síntomas, que pueden ser empeorados por consumir alimentos difíciles de digerir. Otras enfermedades más graves, como la enfermedad de Crohn, podría presentar calambres y gas, como una señal temprana.

Soluciones posibles

Evita la col cruda si te causa gas severo y cólicos o si tienes una enfermedad digestiva subyacente. Si tienes que comer col, cocinarla puede reducir los calambres, como así también tomar un suplemento de enzimas para ayudar a degradar la rafinosa. Lavar la col cruda y cocinarla bien pueden ayudar a prevenir la intoxicación alimentaria. Consulta a un médico, si los calambres se vuelven severos o continúan por más de varias horas.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por marcela carniglia