Calambres durante los abdominales

Los calambres musculares que resultan de ejercicio, y los calambres musculares en general, no son un fenómeno claramente entendido. La deshidratación, los hábitos alimentarios y la fatiga se ha encontrado que son factores que contribuyen a los calambres. Sostener los músculos en un solo lugar por mucho tiempo también puede contribuir a calambres y los músculos abdominales son particularmente propensos a esto, ya que son cortos y tienden a permanecer contraídos más que otros músculos. Después de algunas medidas preventivas simples pueden ayudar a evitar los calambres al hacer abdominales.

Características

Los calambres son contracciones de grupos musculares, dolorosas e involuntarias. Los calambres más severos se sienten como un dolor agudo y punzante, y versiones más suaves se sienten como tirantez o dolor leve. Los calambres pueden ocurrir en cualquier momento, pero podrías estar más predispuesto a tener calambres, de acuerdo con la American Academy of Orthopaedic Surgeons ,sobre todo cuando haces ejercicio. Los calambres que ocurren en el lado del abdomen se denominan puntos secundarios y son más frecuentes en los corredores, ciclistas, jinetes y al trabajar los músculos abdominales, indica el entrenador certificado Stew Smith en Military.com.

Causas

El mecanismo exacto que causa los calambres musculares no está claro, pero la fatiga, el calor, la deshidratación, y la falta de acondicionamiento juegan un papel. Si haces un esfuerzo en exceso o los músculos están cansados​​, es más probable que ocurran calambres debido a que los músculos se fatigan y no pueden funcionar adecuadamente. El consumo de alimentos de forma excesiva o gaseosa antes de hacer abdominales puede afectar el proceso digestivo, lo que puede dar lugar a calambres también. Otra causa común de calambres en el estómago, lo que puede estar relacionado con la deshidratación, es la falta de electrolitos. Si sudas profusamente, puedes agotar tu suministro de electrolitos, como el calcio, potasio y magnesio, todos los cuales contribuyen a la función muscular. Muy poca cantidad de cualquiera de ellos en el cuerpo puede causar calambres. En casos menos comunes de un trastorno médico subyacente, como la enfermedad de la tiroides, puede causar calambres abdominales.

Prevención

Tomar algunas medidas preventivas simples puede ayudar a evitar los calambres. Para evitar la deshidratación, comienza a beber agua el día antes de hacer tus abdominales. Bebe 1-3 vasos de agua antes de comenzar tu rutina, y bebe agua abundantemente durante tu entrenamiento. Consumir una bebida deportiva o agua mejorada con electrolitos puede ayudar si has estado sudando mucho. Evita beber demasiada agua, lo que puede conducir a un exceso de hidratación y posibles calambres. Para alimentar tu cuerpo adecuadamente, consume una comida más pequeña no menos de dos a cuatro horas antes de hacer ejercicio o un pequeño aperitivo con no menos de 30 minutos de antelación. Realiza un calentamiento antes de hacer tus abdominales y estira suavemente los músculos del abdomen, girando lentamente de lado a lado o inclinándote hacia atrás en la cintura. Mezcla tu rutina agregando otros ejercicios abdominales o haz ejercicios para otras partes del cuerpo, entre las series de abdominales.

Tratamiento

Tan pronto como empiezas a sentir tus músculos acalambrados, deja de hacer abdominales y estira suavemente tus abdominales. Toca los músculos en los que sientes el calambre y, o bien masajea o ejerce presión, sobre ellos hasta que el calambre desaparezca. Si estás deshidratado, bebe un poco de agua, preferiblemente con electrolitos añadidos. Concéntrate en tu respiración y empuja el abdomen cuando inhales y relaja cuando exhales. Si los músculos están tensos o apretados, aplica calor, y si tienes dolor o sensibilidad aplica hielo durante 20 minutos a la vez. Si continúas sufriendo calambres o sientes dolor, busca atención médica ya que puedes haber estirado un músculo. Consulta a un médico si continuamente tienes calambres al hacer abdominales a pesar de tomar medidas preventivas.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por verónica sánchez fang