¿Los calabacines y las calabazas son buenos para las mujeres embarazadas?

A las mujeres habitualmente se les aconseja comer una dieta saludable y bien balanceada durante el embarazo. Según la educadora de parto Amy Haas en un artículo para la revista "Midwifery", las mujeres embarazadas deben comer por lo menos tres porciones de verduras al día (dos porciones de vegetales de hoja verde y una de verduras de color amarillo). Las variedades de calabacines y la mayoría de las calabazas son bajas en calorías, grasa y colesterol, tienen alto un contenido de humedad y están llenas de nutrientes beneficiosos, por lo que son buenas opciones para las mujeres embarazadas.

Calabacín

El calabacín pertenece a la familia de la calabaza de verano. A menudo se recomienda como una buena opción para las mujeres embarazadas para que cumplan con sus requisitos de vegetales verdes, de acuerdo con Haas. Los calabacines contienen ácido fólico, potasio y vitaminas A y C. Selecciona un calabacín con piel de color verde suave y oscura, lávalo bien pero no quites la piel, ya que es donde la mayoría de los nutrientes están. Media taza de calabacín crudo contiene sólo 13 calorías; la misma cantidad de calabacín cocido contiene sólo 18 calorías.

Calabaza

Las variedades de calabaza de invierno también se recomiendan para las mujeres embarazadas y muchas de ellas cumplen con los requisitos de vegetales de color amarillo. La calabaza de bellota es una calabaza común durante el invierno y su valor nutricional es representativo de otros en esta categoría. Contiene muy poca grasa o sodio, no contiene colesterol y es una excelente fuente de fibra dietética. Las calabazas de invierno contienen vitaminas A y C, además de hierro y calcio, los cuales son elementos clave de los requerimientos nutricionales de las mujeres embarazadas.

Preparando calabacín y calabaza

Estos vegetales saludables se pueden comer frescos una vez que se hayan lavado bien. Córtalos y cómelos crudos o mézclalos en ensaladas frescas. También pueden cocinarse la parrilla o al horno. No quites las semillas antes de consumir la calabaza. Si optas por la calabaza a la parrilla o al horno, evita los condimentos y salsas fuertes; los primeros pueden causar acidez estomacal y las últimas pueden aumentar considerablemente el recuento de calorías de este vegetal bajo en calorías. Las mujeres embarazadas experimentan pocos, si los hay, efectos secundarios de la calabaza; se han reportado las flatulencias poco frecuentes.

Posibles problemas con la calabaza preservada

Según el National Center for Home Food Preservation, las guías anteriores del USDA sobre la calabaza de verano enlatada se han retirado porque los estudios actuales no las apoyan. Estos vegetales de baja acidez deben conservarse a alta presión prolongada para asegurar que la bacteria del botulismo esté completamente destruida, pero los estudios no están de acuerdo sobre el momento óptimo para este proceso. Por tanto, las mujeres embarazadas deben evitar la calabaza preservada en casa y optar por las variedades frescas o congeladas en su lugar.

Más galerías de fotos



Escrito por molly thompson | Traducido por juan ignacio ceviño