La cafeína y la sed

La cafeína ejerce varios efectos poderosos en tu cuerpo; no solo ayuda a que te sientas alerta y despierto, sino que también acelera la digestión, el metabolismo y otros procesos corporales. En consecuencia, contra lo que se puede pensar, las bebidas con cafeína como el café, la soda común y el té negro pueden aumentar tu sed.

Calmar y causar sed

Si bebes café o té con cafeína cuando tienes sed, puede parecer que la bebida aplaca tu sed en el momento. Beber una taza de café en efecto humedece tu boca y coloca líquido en tu estómago, por lo que satisface de inmediato la necesidad de líquido. No obstante, estos indicadores físicos inmediatos pueden engañarte. Después de beber una bebida con cafeína, tu sed puede aumentar, en especial si no estás acostumbrado a la bebida, según lo afirma un estudio publicado en el periódico académico “Psychopharmacology". Esta sed aumentada puede ocurrir incluso antes de que notes los efectos de la deshidratación.

Deshidratación

En grandes dosis, la cafeína puede deshidratarte, según advierte la U.S. Food and Drug Administration; ésto causa que el líquido pase por tu cuerpo más rápidamente de lo normal. Aunque es un efecto moderado, afecta al líquido que ya está circulando en tu cuerpo, el proporcionado por el café, té o soda que contienen cafeína, y el que tomes de cualquier otra cosa que bebas o comas. El líquido circula a través de tu sistema rápidamente, haciéndote orinar más de lo normal, lo que significa que tu cuerpo descarte el fluido antes de tomar el que necesita. En especial en las dosis más altas, la cafeína puede incluso causar diarrea, que también deshidrata. La deshidratación interfiere con la función renal, reduce el metabolismo y la actividad cerebral, causa problemas de piel y produce estreñimiento. Como tu cuerpo necesita desesperadamente más agua, la deshidratación puede hacer que te sientas extremadamente sediento.

Controverisa

La FDA recomienda no tomar bebidas con cafeína para calmar la sed. Tu cuerpo a menudo desencadena la sed para comunicar que necesita más agua, y los efectos diuréticos de la cafeína pueden ayudar a que el líquido salga de tu cuerpo en lugar de reponerlo. Por último, concluye la FDA, el café no ayuda a tu cuerpo de manera significante si éste necesita más líquido. Un folleto educativo desarrollado por el Craig Hospital apoya esta conclusión: "Las bebidas con cafeína no ayudan a satisfacer tus requerimientos de agua", ya que aumentan la salida de líquidos. No obstante, algunos expertos debaten este punto. Sheri Barke, una profesora de nutrición del College of the Canyons, argumenta que incluso las bebidas con cafeína ayudan a proporcionar el líquido que tu cuerpo necesita, ya que contienen líquido y que la cafeína solo tienen efectos ligeramente diuréticos. Katherine Zeratsky, una nutricionista de la Clínica Mayo, coincide con que el consumo moderado de bebidas con cafeína puede de hecho hidratarte. De cualquier forma, los expertos coinciden en que beber agua es la forma mejor y más segura de calmar tu sed.

Cantidades

Si bebes una cantidad normal de agua, el consumo moderado de cafeína no te hidratará de forma significativa, según explica Sheri Barke, en especial si bebes café con regularidad. Para estar hidratado, bebe al menos 8 vasos de agua por día. Con esa hidratación adecuada, puedes beber dos o tres tazas de café al día de forma segura, según informa Vanderbilt Dining. El Craig Hospital sugiere que, si bebes cuatro o más taza de café por día o grandes cantidades de bebidas con cafeína, o si tienes alguna afección médica que causa o empeora la deshidratación, deberías beber agua extra para compensar la cafeína.

Más galerías de fotos



Escrito por lily medina | Traducido por maria eugenia gonzalez