La cafeína y la quema de grasas

La cafeína es una sustancia natural que tiene la capacidad de estimular el cuerpo y la mente. Esta estimulación puede proporcionar muchos beneficios codiciados. Si bien los efectos energizantes de la cafeína están bien documentados, hay pruebas limitadas que documentan la relación entre la cafeína y la quema de grasa. Aunque hay investigaciones que demuestran una relación positiva entre el consumo de cafeína y la pérdida de grasa, la evidencia general es conflictiva.

Cafeína y energía

La cafeína es una sustancia que se encuentra de forma natural en más de 60 plantas, siendo las variedades más comunes las hojas de té, las nueces de cola, el café y los granos de cacao. Cuando se ingiere cafeína, pasa rápidamente al cerebro, donde tiene un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central. Este efecto aumenta el enfoque y contrarresta la fatiga. La cafeína también puede aumentar la producción de energía, lo que significa que se queman calorías a un ritmo mayor. Esto se hace a través de la termogénesis, o la producción de calor en el cuerpo.

La termogénesis y la pérdida de grasa

La termogénesis convierte las calorías en energía térmica. Las calorías adicionales utilizadas por la termogénesis potencialmente pueden ayudar a perder peso y quemar grasa. Sin embargo, el mecanismo por el cual la cafeína estimula la termogénesis no se conoce. Un estudio publicado en 2012 en "Food & Function", señaló que la cafeína es un agente termogénico que puede ser útil en el mantenimiento de un peso corporal saludable y que sus efectos son dosis-dependiente. El estudio también señaló que aunque la cafeína hace aumentar la termogénesis, también restaura la energía de forma simultánea, lo que puede compensar la energía adicional gastada.

Investigación de apoyo

Un estudio publicado en 2005 en "Obesity Research" investigó los efectos de una mezcla de té verde y cafeína como una sustancia de mantenimiento de peso para sujetos que tuvieron sobrepeso antes, después de la pérdida de peso. El estudio encontró que los consumidores de cafeína en dosis mayores experimentaron una mayor disminución de la masa, el peso corporal y la circunferencia de la cintura, en comparación con la dosis más bajas. Los investigadores concluyeron que el consumo elevado de cafeína fue el responsable de la pérdida de peso a través de la termogénesis y la oxidación de las grasas. Sin embargo, aquellos que consumieron menores cantidades de cafeína vieron un mejor mantenimiento de peso a través de los efectos termogénicos de cafeína.

Investigaciones en contradicción

Aunque no existe un debate en torno a los poderosos efectos energizantes de la cafeína, no toda la investigación apoya la hipótesis de que la cafeína puede ayudar en la pérdida de grasa y de peso. Un estudio publicado en 2008 en "Applied Physiology, Nutrition and Metabolism", encontró que hay muy poca evidencia para apoyar la idea de que la cafeína puede aumentar la oxidación de las grasas. Pero los investigadores notaron que la respuesta individual a la cafeína puede variar, siendo la genética un factor posible.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por sofia loffreda