¿Es la cafeína mala para perder peso?

Hay dos lados en el debate de la cafeína y la pérdida de peso. La cafeína es un estimulante que creará una respuesta termogénica, lo que significa que acelerará tu metabolismo y quemará más calorías. Es también diurética, lo que te ayudará a perder peso de agua en el corto plazo, dice la Clínica Mayo. Otros investigadores sostienen que la cafeína aumenta el azúcar en la sangre, lo que elevará los niveles de insulina para convertir los azúcares adicionales en grasa corporal. La cafeína también puede estimular el apetito y los antojos, dificultando la pérdida de peso.

La cafeína como diurético

La cafeína es un diurético y sólo 500 mg al día es suficiente para causar deshidratación. La pérdida de peso a través de la diuresis, la eliminación de los líquidos del cuerpo, puede funcionar para una pérdida de peso a corto plazo, pero no es grasa la que se ha ido, solo líquidos. Utilizar la cafeína de esta forma no es saludable y puede conducir a una deficiencia de potasio peligrosa.

Propiedades termogénicas

Los alimentos termogénicos hacen que tu corazón lata más rápido y aceleran el metabolismo, quemando más calorías. La cafeína y los alimentos picantes como la pimienta de cayena son termogénicos, razón por la que muchas píldoras de dieta utilizan estos dos ingredientes. Los efectos secundarios de demasiada cafeína incluyen insomnio, palpitaciones del corazón y los nervios. Las consecuencias negativas de consumir demasiada cafeína pueden ser mayores que los beneficios de la termogénesis.

La cafeína y las dietas bajas en carbohidratos

La cafeína es desalentada en las dietas bajas en carbohidratos por dos razones. En primer lugar, el doctor Robert Atkins cree que la cafeína afecta negativamente el azúcar en la sangre lo que conducirá a los antojos de azúcar. Y en segundo lugar, aunque la mayoría de la gente asume que el café es libre de carbohidratos, no lo es. Una porción de 6 onzas (177 ml) de café tiene 8 gramos de carbohidratos. Porque la Administración de Drogas y Alimentos permite a los fabricantes redondear en las etiquetas la información nutricional, la mayoría de los productos dice que contienen carbohidratos 0. Así que el promedio de 16 onzas (473 ml) de café de la cafetería en realidad contienen más de 2 gramos de carbohidratos. Esto puede no parecer mucho, pero la fase de inducción de la dieta Atkins pide no más de 10 a 12 gramos de hidratos de carbono diariamente. Visita la tienda de café dos veces y has consumido el 30% de los hidratos de carbono durante el día.

Cafeína y ejercicio

La cafeína puede mejorar el rendimiento durante el ejercicio, haciendo más fácil que puedas funcionar más tiempo o más intensamente y quemar más calorías. La cafeína ayuda al cuerpo a convertir grasa en energía más eficientemente cuando se consume unos 30 minutos antes de un entrenamiento. Conocida como un potenciador del rendimiento, el Comité Olímpico Internacional prohíbe más de 600 milígramos de cafeína al día durante la competición.

La cafeína y el azúcar en la sangre

La Clínica Mayo, informa que la cafeína "deteriora la acción de la insulina y puede estar asociada con un aumento pequeño pero perceptible en los niveles de azúcar en la sangre". ¿Qué significa esto en términos de pérdida de peso?. El azúcar en la sangre, también conocida como glucosa, determina si el cuerpo almacena grasa o la quema como energía. Cuando se eleva el azúcar en la sangre, el páncreas produce insulina que mueve el azúcar a las células. Un aumento de insulina dice tu cuerpo tiene un montón de glucosa y empieza a guardarla. El peligro es que este aumento provocará que demasiada azúcar se almacene y hará que te sientas cansado, hambriento y quieras más azúcar, que es el comienzo de un ciclo vicioso de ansia y comer más de lo que tu cuerpo utiliza, que es conducente al aumento de peso.

La cafeína y la pérdida de peso

Aunque la cafeína tiene efectos positivos, como permitirnos ejercitar más tiempo o más intensamente, en general los efectos negativos superan los beneficios. El efecto de la cafeína sobre el azúcar en la sangre no es saludable y el tipo de problema que conduce a la resistencia a la insulina, es un precursor de la diabetes tipo 2.

Más galerías de fotos



Escrito por maura shenker | Traducido por paulina illanes amenábar