Cafeína en analgésicos

A menudo el cuerpo dilata los vasos sanguíneos en un área lesionada y de ese modo incrementa el flujo de sangre para sanar la lesión. Sin embargo, en ocasiones el dolor se puede deber a una presión en aumento. La cafeína es un ingrediente común en la mayoría de los analgésicos recetados y de venta libre. Esta sustancia contribuye con el alivio del dolor porque, como es un vasoconstrictor, estrecha los vasos sanguíneos y retrasa el flujo de sangre; de esa forma genera alivio en la zona inflamada.

Propósito

En general, se añade cafeína a los analgésicos para aumentar la eficacia del fármaco. Por ejemplo, un estudio publicado en "The Journal of the American Medical Association", en 1984, reexaminó y comparó 30 estudios sobre los efectos de los analgésicos durante un período de 20 años, y el estudio involucró a más de 10.000 pacientes. Uno de los hallazgos fue que la adición de cafeína al acetaminofeno aumentó la acción del fármaco en un 20 y 30 por ciento.

Cantidad

La mayoría de los analgésicos contienen la misma cantidad de cafeína que la que proporciona la mitad de una taza de café. Un analgésico de venta libre muy conocido, diseñado para combatir los dolores de cabeza, contiene 65 mg de cafeína. Otro analgésico de venta libre, que alivia el malestar asociado con los dolores menstruales, contiene aproximadamente 60 mg de cafeína. Por otro lado, en promedio, una taza de café contiene 144 mg de la sustancia. Sin embargo, debes tener en cuenta que los analgésicos recetados pueden tener más cantidad de cafeína que los de venta libre.

Relevancia

La mayoría de los analgésicos pueden ser tóxicos si se consumen en grandes cantidades. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que la cafeína puede incrementar los efectos analgésicos de la medicación. Siempre existe el riesgo de que el paciente exceda la dosis recomendada si siente que el dolor no disminuye. Pero como que la cafeína acelera la velocidad y la eficacia de estos fármacos, a menudo los pacientes encuentran alivio sin tener que recurrir a una cantidad de medicación excesiva.

Efectos secundarios

El consumo de cafeína genera efectos secundarios. Ingerir niveles elevados de esta sustancia puede acelerar el ritmo cardíaco, aumentar la micción, náuseas, nerviosismo y causar problemas para conciliar el sueño. Si estás en tratamiento con un analgésico recetado o de venta libre que contiene cafeína y experimentas cualquier efecto secundario negativo, consulta con tu médico. Hay un montón de medicamentos para el dolor que no contienen cafeína.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por vanesa sedeño