Café e hipertensión

Alrededor del 33% de los adultos estadounidenses tienen hipertensión, o presión arterial alta, según reporta el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades. La pérdida de peso, el ejercicio, las modificaciones en la dieta y otros cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar la presión arterial alta. Aunque el café con cafeína afecta el cuerpo de muchas maneras, el efecto del café en la hipertensión no ha sido comprendido completamente.

Efectos a corto plazo

Un extenso análisis de una investigación previa sobre la cafeína y la presión arterial, publicada en octubre de 2011 en la revista "American Journal of Clinical Nutrition", concluyó que un consumo de cafeína equivalente a entre 1 1/2 y 2 tazas provoca un aumento modesto en la presión arterial dentro de la primera hora. Este aumento puede durar hasta tres horas. Los autores del estudio especulan que este aumento de corto plazo puede, en algunos casos, aumentar el riesgo de un evento coronario o un derrame cerebral en las primeras horas después de beber café. Si tienes hipertensión no controlada, podría ser mejor evitar consumir grandes dosis de cafeína.

Efectos de largo plazo

Un estudio publicado en la edición de "Hypertensión" de febrero de 2004 encontró que la mitad de las personas que no bebían café desarrollaban una tolerancia al consumo moderado de cafeína en tan solo una semana. La otra mitad mostraba aumentos temporales en la presión arterial después de consumir dosis de cafeína equivalentes a 5 o 6 tazas de café. En un comentario publicado en la misma revista, el Dr. Martin G. Myers estableció que hay poca evidencia de que tomar café regularmente, conforme el promedio actual de entre 2 y 4 tazas de café al día, provoque un aumento de importancia clínica de la presión arterial. Aunque la mayoría de los estudios no encuentran un vínculo entre el consumo regular de café y la hipertensión, generalmente el Dr. Myers y otros expertos recomiendan moderación.

Otros efectos cardiovasculares

Un estudio presentado en la reunión de 2011 de la Sociedad Europea de Cardiología despertó mucha atención en los medios de comunicación, ya que sugiere que el consumo de café puede traer beneficios cardiovasculares. Este estudio encontró mayor flexibilidad en las paredes de los vasos sanguíneos de las personas que bebieron un promedio de 1 a 2 tazas de café al día, en comparación con aquellos que bebieron menos café o que no bebieron. Los autores concluyeron que el café tuvo un efecto cardioprotector específico en la población analizada, compuesta por residentes griegos entre los 26 y 32 años, aproximadamente.

Opinión de los expertos

El Dr. Rob van Dam, profesor asistente en el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, señala que la investigación actual no encontró una relación significativa entre el consumo de café y un aumento en el riesgo de muerte por ninguna causa, incluyendo enfermedad cardiovascular. El Dr. van Dam aconseja intentar pasar al café descafeinado con el fin de ver si este cambio ayuda a mejorar la presión arterial, pero considera que prestar atención a otros factores del estilo de vida, tales como aumentar la actividad física o dejar de fumar, puede ser más beneficioso para la salud.

Más galerías de fotos



Escrito por ron rogers | Traducido por vittore notabene