¿Los cacahuates son buenos para tu corazón?

Los cacahuates no son nueces, contrario a lo que muchos piensan. Pertenecen a la familia de las leguminosas, en donde se encuentran las lentejas, los garbanzos y los fríjoles. A diferencia de las nueces, que crecen en los árboles, los cacahuates crecen en la tierra y eventualmente cavan debajo de ella con las raíces cuando están maduros. Ellos tienen una densa cantidad de nutrientes. De hecho, la mantequilla de cacahuate es el tipo de comida que se elige en las expediciones a los polos debido a su alto contenido en proteína y calorías, además de que no necesita cocinarse o prepararse de alguna forma. Es interesante que, aunque son ricos en grasa, están compuestos por las benéficas para el corazón. Mejor aún es que, aunque tienen muchas calorías, el consumir cacahuates de forma moderada no fomentará el aumento de peso. De hecho, según la publicación "Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Disease" (Nutrición, Metabolismo y Enfermedades Cardiovasculares) de Enero de 2011, el consumir nueces de forma moderada puede ayudar a la pérdida de peso.

Los cacahuates y la salud cardiaca

En el 2008, P.M. Kris-Etherton y sus colegas de la Universidad del Estado de Pennsylvania analizaron cuatro estudios epidemiológicos llevados a cabo por los Estados Unidos para investigar el efecto del consumo de cacahuates y nueces en la enfermedad coronaria. Descubrieron que aquellos que consumieron más cacahuates y nueces tuvieron aproximadamente un riesgo reducido de 35% de contraer la enfermedad. Los autores atribuyen esto a la capacidad de las nueces de reducir el colesterol y funcionar como antioxidante y antiinflamatorio. Los nutrientes en las nueces y los cacahuates que causan estos efectos son la proteína, la fibra y los minerales esenciales en los que se incluye el magnesio y otros componentes beneficios que se derivan de las plantas y que se llaman fitonutrientes.

Sus beneficios para reducir el colesterol

Una publicación que trata el tema y se publicó en Noviembre de 2006 en el “British Journal of Nutrition” (Historial británico de nutrición) analizó 17 estudios diferentes que tratan del consumo de nueces y reportó que las nueces disminuyen considerablemente los niveles de colesterol. Aunque este artículo era sobre tres tipos diferentes de nueces, se esperarían los mismos resultados de los cacahuates. De hecho, un estudio del 2010 de M. Ghadimi Nouran y sus colegas de la Universidad Shahid Beheshti, en Iran, descubrió que aquellos que consumieran 77 gramos de cacahuates con su dieta usual por cuatro semanas, tendrían una importante mejoría en sus niveles de colesterol, pues se reduciría la cantidad del colesterol "malo" y aumentarían las cantidades del colesterol "bueno".

Antioxidantes

La aterosclerosis, o el engrosamiento de las arterias, sucede cuando el colesterol LDL en la sangre se oxida o "se daña" por los radicales libres, que están presenten en el medio ambiente y que también son generados por nuestro cuerpo. Un artículo en el "Journal of Nutrition" (Historial de nutrición) de Septiembre de 2008 reporta que los cacahuates son ricos en vitamina E y antioxidantes fenólicos que previenen que el colesterol LDL se oxide. Mejor aún es que mucha de la grasa que se encuentra en los cacahuates es grasa monoinsaturada, un tipo de grasa que no se oxida y que, por lo tanto, no contribuye a la aterosclerosis. Este es el mismo tipo de grasa que se encuentra en el aceite de oliva, el cual es muy conocido por sus propiedades para proteger al corazón.

Resveratrol

Los cacahuates también contienen resveratrol, un componente fenólico que también se encuentra en el vino tinto. Se cree que el resveratrol es la razón por la que el consumo moderado de vino tinto se asocia con la disminución del riesgo a padecer una enfermedad cardiaca. Según V.R. Ramprasath y P.J. Jones de la universidad de Manitoba en Canadá, el resveratrol tiene propiedades antiaterogénicas, antiinflamatorias y anticancerígenas. Ramprasath y Jones reportan que el resveratrol también previene la agregación plaquetaria (un factor de riesgo para ataques al corazón y embolias), y puede regenerar la vitamina E, la cual fortalece los efectos de los antioxidantes.

Más galerías de fotos



Escrito por manuel attard | Traducido por karly silva