Cabello rizado y quebradizo

El cabello rizado y quebradizo se caracteriza por el encrespado y la excesiva sequedad. Aunque el cabello rizado es más susceptible a resecarse, este tipo de cabello puede volverse más quebradizo y dañado cuando es expuesto al calor, la tintura y los tratamientos. Aprender cómo cuidar el cabello rizado puede hacer la diferencia entre uno brillante y saludable y uno opaco y dañado.

Características del cabello rizado

El cabello rizado puede variar desde ondas hasta rizos apretados. Este tipo de cabello es propenso a la sequedad debido a la naturaleza de las mechas. En las raíces de todos los cabellos hay una sustancia oleosa llamada sebo, que proporciona brillo y humedad naturales. La naturaleza de los rizos hace difícil que el sebo alcance las puntas; por ese que puedes tener brillo en la parte superior de la cabeza y sequedad en las puntas.

Cuidado diario

El primer paso para prevenir o tratar el cabello quebradizo es encontrar un champú y un acondicionador diseñados para cabello rizado. El champú acondicionador te ayuda a limpiar el cabello sin resecarlo en exceso. Puedes encontrar que las fórmulas para cabello ondulado o rizado no hacen espuma; esto es bueno. Los champús que hacen espuma tienden a quitar la humedad en el cabello ya seco. Es mejor lavar el pelo seco y quebradizo no más de dos veces por semana, aunque puedes usar una acondicionador sin enjuague todos los días. El exceso de aceite se puede tratar con champú seco rociado en las raíces del cabello en los días que no lavas tu cabeza en la ducha.

Hábitos perjudiciales

Además de quitar la humedad del cabello con los productos incorrectos, hay otros hábitos que pueden hacer que tu cabello rizado se ponga seco y frágil. Las herramientas de calor pueden atacar rápidamente la humedad del cabello, en especial si no usas un aerosol protector de calor antes de usarlas. La American Academy of Dermatology recomienda usar una toalla húmeda como amortiguador entre las placas calientes cunado uses una plancha. El teñido en exceso y la permanente también pueden hacer tu cabello más susceptible a quebrarse. Antes de nadar, aplica un acondicionador sin enjuague para proteger tu cabello del daño.

Prevención y tratamiento

Si cambiar tus hábitos de cuidado del cabello no es suficiente para lograr rizos delicados, puede que debas buscar otras opciones de tratamientos. Los tratamientos de acondicionamiento profundo pueden ayudar a revertir el daño cuando se aplican una o dos veces a la semana después del champú. Usar una gorro en el exterior también ayuda a evitar los efectos de sequedad por el sol. El daño concentrado en las puntas del cabello se pueden revertir con cortes regulares. Si tus intentos por fortalecer tu cabello rizado y quebradizo fallan, deberías consultar a un estilista para que te haga una evaluación.

Más galerías de fotos



Escrito por kristeen cherney | Traducido por maria eugenia gonzalez