Bypass cardíaco y neumonía

La neumonía, una infección de los pulmones, es una complicación potencialmente fatal que puede ocurrir después de un injerto bypass de la arteria coronaria o CABG para abreviar. Al no respirar en los niveles máximos durante y después de la cirugía cardíaca, las bacterias tienen la oportunidad de crecer en los pulmones, causando una infección. La neumonía después del CABG afecta a sólo un pequeño porcentaje de pacientes, varios estudios normalmente informaron tasas entre menos del 1% al 3%, pero las consecuencias son potencialmente graves, así que la prevención es clave. La neumonía postoperatoria puede requerir que permanezcas en el hospital por un tiempo más largo para recibir tratamiento médico adicional, generalmente una terapia con antibióticos.

Factores de riesgo

Los factores existentes tales como el género, historia de tabaquismo y enfermedades crónicas como diabetes y enfermedad pulmonar obstructiva crónica pueden ponerte en un riesgo mayor de desarrollar neumonía después del CABG. Por ejemplo, en un estudio de 2012 de más de 1000 pacientes, las mujeres tuvieron tres veces más probabilidades que los hombres de desarrollar neumonía después de la cirugía. Los factores relacionados con la cirugía en sí misma pueden también afectar su riesgo. Por ejemplo, si tienes un CABG de emergencia y estás en un respirador durante más de 12 horas o tienes múltiples transfusiones de sangre, aumentan sus probabilidades de desarrollar una neumonía.

Medidas de prevención

Antes de someterte a la cirugía, puedes tomar medidas para aumentar las defensas del cuerpo contra la neumonía. Por ejemplo, dejar de fumar puede ser útil para incrementar las defensas respiratorias. También puedes preguntarle a tu doctor sobre qué ejercicios de respiración podrían ayudar a prevenir la neumonía. Un estudio realizado en 2006 en "Journal of the American Medical Association" comparó a 139 pacientes que participaron en un programa de ejercicios de respiración antes del bypass cardiaco con 137 que no lo hicieron. Los investigadores consultaron entonces cuántos desarrollaron neumonía. Los pacientes que participaron en el programa de ejercicios de respiración eran alrededor del 60% menos propensos a desarrollar una neumonía. Otras medidas de prevención son probablemente tomadas en el hospital: puedes recibir un curso corto de antibióticos o usar un enjuague bucal antiséptico para reducir las bacterias causantes de la neumonía. Después de la cirugía, trabajar con un terapeuta respiratorio para restaurar tu respiración, recibir una nutrición adecuada y moverte en la medida en que lo toleres ayudará a disminuir el riesgo.

Prognosis

Aunque la neumonía después del CABG ocurre con poca frecuencia, se asocia con un pronóstico pobre. Un estudio de 2009 en 719 pacientes de CABG en "The Heart Surgery Forum" señaló que cuatro de los 11 pacientes que desarrollaron neumonía postoperatoria, más de un tercio, murieron en el plazo de 30 días, mientras que ninguno de los 708 pacientes sin neumonía murió en ese mismo período. En 2010, un estudio en the Journal of Antimicrobial Chemotherapy señaló que a pesar de recibir tratamiento con antibióticos, 29 de los 82 pacientes con neumonía murieron. Aunque esto puede sonar como un número sorprendente, ciertas cepas de bacterias son altamente resistentes a los antibióticos y no responden al tratamiento.

Consideraciones

Porque puede esperarse algún nivel de malestar en el pecho y dificultad para respirar después del CABG, los médicos deben examinarte regularmente por otros signos de neumonía. Serás vigilado de cerca por la aparición de fiebre y el recuento de glóbulos blancos elevado que pueden indicar una infección. También pueden indicarte una radiografía de tórax o tomografía del tórax para evaluar la presencia de la neumonía. La neumonía postoperatoria puede ocurrir hasta dos semanas después de la cirugía, cuando ya volviste a tu casa del hospital. Informa sobre cualquier síntoma nuevo o si tu concición empeora a tu médico inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por lauren liberati | Traducido por marcela carniglia