Bultos rojos en la piel del bebé

A pesar de que los bultos y las imperfecciones que afectan la piel suave de tu bebé pueden ser una sorpresa desagradable, los sarpullidos y las afecciones cutáneas son muy comunes en los bebés recién nacidos y en los niños pequeños, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics o AAP. Dado que puede ser difícil diferenciar las preocupaciones menores, como las picaduras de insectos o los sarpullidos por el calor, de las afecciones más graves (como las reacciones alérgicas) es importante llevar al niño al médico para una evaluación, con el fin de que este último lo pueda diagnosticar con precisión y se puedan tratar los bultos.

Tipos

La causa más común de los bultos sobre la piel del bebé es el sarpullido por los pañales, de acuerdo a la base de datos de salud de Medline Plus. Si estos ocurren fuera del área del pañal, otras posibles causas pueden ser el acné de bebé, eccema, sarpullidos virales, eritema tóxico, sarpullido por el calor, sarpullido por contacto y urticaria. Muchos de estos sarpullidos parecen ser similares, pero el ojo entrenado del médico de tu bebé (junto con la información pertinente respecto del sarpullido) suelen ayudarlo a identificar la causa de la enfermedad cutánea de tu bebé.

Marco de tiempo

Al intentar identificar la causa de los bultos, es importante considerar la edad de tu bebé. El acné de bebé, que puede llenar el rostro del bebé con áreas de bultos rojos, suele ocurrir dentro de las tres o cuatro semanas de su nacimiento. El eritema tóxico (una enfermedad cutánea que provoca manchas rojas y planas con un pequeño bulto en el centro) aparece luego de los 5 días de edad y desaparece por sí solo dentro de los 7 a 14 días. A pesar de que los recién nacidos pueden experimentar sarpullidos alérgicos, como urticaria y eccema, el AAP remarca que estos pueden ocurrir más frecuentemente en bebés de dos a seis meses de edad.

Consideraciones

Dado que los bebés no se pueden alejar de los insectos o no pueden decir que uno de ellos los ha picado, son especialmente vulnerables a sus picaduras. Estas pueden ocurrir en cualquier temporada y en cualquier tipo de hogar, incluso aunque sean hogares limpios sin mascotas. La página de Internet Ask Dr. Sears sugiere que las picaduras de insectos pueden ser las culpables de los bultos rojos del bebé si hay menos de 20 bultos presentes y si puedes ver un pequeño orificio en el centro del bulto.

Prevención y solución

Dado que los niños pequeños no transpiran, frecuentemente experimentan sarpullido por el calor (una enfermedad que provoca la aparición de bultos o espinillas pequeñas y rojas) cuando se bloquean los poros que conllevan a las glándulas sebáceas. Esta enfermedad ocurre más frecuentemente en climas cálidos o húmedos, a pesar de que también puede ocurrir si abrigas demasiado al niño en climas fríos. La página de Internet Ask Dr. Sears sugiere el tratamiento del sarpullido por calor mediante el enfriamiento del bebé y la aplicación de una tela mojada y fría sobre el área afectada.

Advertencias

La enfermedad viral llamada roséola causa fiebre elevada junto con un sarpullido rojizo que comienza en la parte superior de la espalda y cuello y se esparce sobre el tronco del niño y sus extremidades. A pesar de que la enfermedad desaparece por sí sola sin complicaciones, la AAP advierte que la fiebre elevada puede provocar ataques epilépticos febriles en algunos niños. Estos ataques suelen no presentar complicaciones, pero pueden asustar a los padres y al niño. Consulta con un médico de inmediato si el niño experimenta estos ataques.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por florencia prieto