Bultos rojos después de depilarse las piernas

Cerca del 60% de las mujeres experimentan resequedad e irritación después de depilarse, según reportes del 2013 de la revista "Redbook" y de Gillette. Los bultos rojos en tus piernas, un efecto fastidioso causado por vellos en crecimiento y depilaciones accidentadas, pueden realmente evitar que utilices tu último vestido o tus shorts, pero puedes deshacerte de ellos con la técnica e depilación apropiada. Sólo se trata de una combinación de prevención, depilación cuidadosa y un tratamiento para hacerlos desaparecer.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Esponja
  • Jabón exfoliante
  • Rastrillo con cinta de humectación
  • Loción humectante

Instrucciones

  1. Programa la depilación de tus piernas apropiadamente. Algunos factores pueden hacer tu piel esté más sensible y aumentar las posibilidades de que se irrite. Como regla general, depílate una semana después de tu periódo, pues la piel está más irritable antes y durante la menstruación. Evita depilarte si has bebido recientemente mucha cafeína o alcohol, pues ambos contribuyen a tener una piel sensible propensa a que salgan bultos.

  2. Humedece la piel con agua tibia (no caliente) por al menos unos minutos antes de depilar tus piernas para suavizar los pelos. Gentilmente talla tus piernas con una esponja y jabón exfoliante para abrir tus poros. Esto disminuye la posibilidades de que queden pelos encarnados, lo que a la vez disminuye la posibilidad de que aparezcan bultos rojos. No hay que exfoliar después de la depilación, ya que el mero acto de depilar ya es una forma de exfoliarte; sólo cubre tu piel con agua fría después de que te depiles.

  3. Cambia a una rasuradora de tres navajas si es que tienes un modelo de cuatro o cinco. Las rasuradoras de alta tecnología pueden de hecho causar bultos rojos si tienes piel muy sensible, pues cortan a través de la capa subdérmica, promoviendo los vellos encarnados. En cualquier caso, cambia a una rasuradora con una cinta de aloe, acai o jojoba para una depilación más suave.

  4. Aplica sólo una moderada cantidad de presión con la rasuradora y haz cortos y suaves trazos en lugar de largos trazos que barran la superficie de tu piel. Los trazos largos pueden aumentar las posibilidades de hinchazón, ya que oprimen la navaja a la piel con demasiada presión. Si tienes que presionar la navaja fuertemente para cortar el vello, cambia la navaja.

  5. Tras tu depilación, aplica loción humectante después de que salgas de la ducha y hayas secado bien tus piernas. Aplica una loción con ingredientes anti-inflamatorios, como mentol, ácido láctico, manteca de karité, o urea para reducir las posibilidades de que se enrojezca la piel.

Consejos y advertencias

  • Evita depilar tus piernas con geles de baño o cremas para depilar que contengan ingredientes inflamatorios como alcohol o fragancia si tienes la piel irritable. Si los químicos fuertes están entre los primeros tres ingredientes de la etiqueta, estas cremas podrían dejar tu piel roja y con bultos. Igualmente, nunca elimines la crema suavizante para usar jabón común, champú, u otros subtitutos.
  • Utiliza ácido glicólico para limpiar en lugar de jabón exfoliante antes, y no después, de depilar si tienes un historial de vellos encarnados.
  • Para casos severos de vellos encarnados, utiliza una crema cortisona tópica para reducir el enrojecimiento.
  • Visita a tu dermatólogo si sufres consecuentemente de bultos rojos crónicos después de la depilación. De la misma forma, consulta a tu dermatólogo antes de hacer grandes cambios en tu rutina de cuidado de la piel.

Más galerías de fotos



Escrito por dan ketchum | Traducido por karly silva