¿Qué es el bulto junto a mi arete de la nariz?

Las perforaciones en la nariz son unas de las perforaciones faciales más comunes disponibles, posiblemente la segunda después de la del lóbulo de la oreja en términos de popularidad. La curación es relativamente sencilla, aunque a veces lenta: aproximadamente de tres a cuatro meses en promedio. Pero toda perforación puede desarrollar complicaciones en cualquier momento durante el proceso de curación, incluso aunque esté bien cuidada. Si tienes un bulto cerca del sitio de tu perforación, podría ser provocado por una de muchas diferentes condiciones. Afortunadamente, la mayoría son menores, aunque desagradables a la vista

Deja la joya en su lugar

Si estás teniendo cualquier tipo de problema con tu perforación, el primer impulso podría ser quitarte la joya, y si visitas al médico, podría decirte que lo hagas. Pero la Association of Professional Piercers sugiere que retirar la joyería debe ser el último recurso, ya que puede provocar más complicaciones a la larga, incluyendo cicatrices e incluso abscesos. La mayoría de las complicaciones con las perforaciones se puede resolver con la joya en su lugar.

Complicaciones sin infección

Con mayor probabilidad, el bulto junto a tu perforación de la nariz es un granuloma. Elayne Angel, autora de "The Piercing Bible", describe a los granulomas con una apariencia "como una hamburguesa cruda": rojos y crudos. Los granulomas son crecimientos benignos de tejido corporal regular. Sangran fácilmente, pero con frecuencia no son particularmente sensibles; pueden drenar el líquido transparente o amarillo. Una acumulación de tejidos cicatrizal también podría provocar un bulto junto al sitio de una perforación. Algunas personas son proclives a las cicatrices queloides, que son un tipo de cicatriz elevada. Tienden a ser una herencia familiar y las poblaciones negras y asiáticas tienen una mayor incidencia de cicatrización queloides que otros grupos. Si tienes problemas con infecciones por trauma con tu perforación anteriormente y el bulto no está sensible o drena algún fluido, podría ser una cicatriz queloide.

Complicaciones con infección

También hay la posibilidad de que un bulto junto a tu arete en la nariz sea una pústula o un absceso. Si el bulto luce rosáceo y tiene sensibilidad o parece un grano, entonces es una pústula (una herida localizada llena de pus o "grano de perforación"), bastante similar a un grano regular en forma de tratamiento. Muy ocasionalmente, una perforación podría infectarse y, si no se trata, podría conducir a la formación de un absceso, un bulto duro parecido a una canica debajo de la piel, provocado por el intento del cuerpo de encarcelar y aislar la infección crónica.

Tratamiento en casa

Los granulomas y las pústulas se pueden tratar en casa. El primer paso para ambas visiones es un enjuague salino. Sigue las instrucciones dadas por tu perforador en las instrucciones de cuidado posterior, pero en lugar de hacerlo una vez al día, hazlo tres veces al día. Los granulomas frecuentemente responden bien a la aplicación tópica de una crema de hidrocortisona o aceite de árbol de té. Las pústulas, como son esencialmente una infección localizada muy pequeña, se pueden resolver con el uso tópico de una crema o gel antibiótico. Los queloides y otras formaciones de tejidos cicatrizal, desafortunadamente, son más difíciles de resolver, probablemente lo mejor es consultar al dermatólogo. Un absceso es una condición médica seria que garantiza la necesidad de atención médica.

Cuándo visitar al médico

Busca ayuda médica si has intentado el tratamiento en casa y no ves ninguna mejora después de dos o tres semanas o si el bulto parece que es más grande en lugar de más pequeño. Si tienes fiebre, visita al médico tan pronto como sea posible. Haz lo mismo si hay vetas rojas oscuras emanando del sitio de la perforación o si hay una cantidad copiosa de descarga densa y dolorosa.

Más galerías de fotos



Escrito por lori a. selke | Traducido por laura de alba