Buenos condimentos para la espinaca

Cruda o cocida, caliente o fría, la espinaca tiene un sabor distintivo que es popular en las cocinas de todo el mundo. También es libre de grasa, baja en calorías y está llena de vitaminas y minerales. Los buenos condimentos para la espinaca mejoran y complementan su sabor sin agregar una gran cantidad de grasa o calorías, maximizando sus beneficios para la salud.

Hierbas

Las hierbas secas y frescas funcionan bien con las espinacas. Las hierbas secas son más fuertes que las frescas, por lo que planea usar una cucharadita de hierbas por libra (453 g) de espinacas congeladas. Utiliza tantas hierbas frescas como quieras con espinacas frescas para llegar a tu gusto deseado. Mezcla espinaca descongelada o congelada con queso, huevos, leche y hierbas secas, como la mejorana, el tomillo, la salvia o el orégano, para preparar una cazuela de espinacas rápida y fácil. Añade las hierbas frescas picadas a las espinacas marchitas o salteadas cerca del final de la cocción para conservar todo su sabor. Pon un poco de perejil picado, romero o albahaca. O bien, agrega las hojas enteras de albahaca a una ensalada de espinaca cruda para un sabor complementario interesante.

Especias

La espinaca queda muy bien con las fuertes especias de curry. Saltea las espinacas en un poco de aceite y añade las especias para darle el sabor y la fuerza deseada. La cúrcuma, el comino, el cilantro y el jengibre son especias de curry tradicionales. Las cacerolas que en gran medida cuentan con espinacas son expulsadas ​​a un nivel superior con la adición de especias picantes. La pimienta de cayena, el chile en polvo y la pimienta roja molida en escamas funcionan bien con las espinacas. Cuece las espinacas en un caldo de carne y pimentón para darles un sabor dulce y ahumado.

Vinagretas

Las vinagretas van bien con espinacas tanto frías como calientes. Viste las hojas de espinaca con una vinagreta de aceite de oliva saludable para el corazón y vinagre balsámico (y añade fresas para una ensalada simple). Una vinagreta básica se compone de un ingrediente ácido, como el vinagre, el vino o el jugo de cítricos, y tres partes de aceite, además de los condimentos al gusto. Utiliza una vinagreta de limón para rehogar ligeramente las hojas de espinaca de maduración total o rocía las espinacas marchitas con aceite de sésamo y jugo de limón, o con aceite de oliva y vino de Jerez.

Líquidos

Utiliza líquidos para darle sabor a la espinaca cuando no quieras añadir la grasa del aceite de una vinagreta. Una pizca de jugo de naranja o jugo de limón con pimienta le da un toque dulce a las espinacas marchitas. Saltea espinacas en salsa de soya baja en sodio o salsa teriyaki de sabor asiático. Cuece las hojas de espinaca de tamaño completo en caldo de pollo bajo en sodio o en caldo de verduras con hierbas frescas y ajo para un plato sabroso. Añade un chorrito de salsa picante encima de cualquier plato de espinacas.

Más galerías de fotos



Escrito por maria christensen | Traducido por juan ignacio ceviño