Buenos bocadillos para equipos de béisbol

Una barriga llena de pizza grasosa no va a ayudar a nadie a deslizarse en casa. Los jugadores de béisbol necesitan bocadillos que les den suficiente combustible para un juego largo o que les ayuden a recuperarse cuando el juego está terminado. Ya sea que estás a cargo de los bocadillos para el equipo de tu hijo o de tu propia banda de toleteros adultos, piensa en alimentos ligeros, nutritivos y que llenen lo suficiente.

Piensa en dulce y frutal


Racimo de uva blanca listo para la cosecha.

La fruta es un tentempié adecuado para los jugadores que se están preparando para un juego o práctica. La dietista registrada Dawn Jackson Blatner, de la Academia de Nutrición y Dietética, recomienda que los jugadores de béisbol se alimenten de frutas 30 a 60 minutos antes de jugar. En un día caluroso, paletas de hielo hechas con fruta natural o bolsas de aperitivos de uvas congeladas son a la vez frescas y sabrosas. Los frutos secos podría atraer a aquellos jugadores que normalmente rehuyen de la comida saludable. Por otro lado, si eres un purista de la fruta, lleva piezas enteras, pero no limites a los jugadores a un solo tipo. Llena una cesta con plátanos, kiwis, manzanas y melocotones lavados para que todos puedan elegir su sabor favorito. Aunque las inmersiones pueden ser difíciles de servir en el campo, las rodajas de manzana con una salsa de acompañamiento (como yogur con sabor a fruta combinado con crema batida y servido en vasos de papel) son un jonrón con los niños.

Cárgalos con carbohidratos


Las barras de granolas y las frutas son saludables.

Para un aperitivo después del juego, entrega carbohidratos para reponer a jugadores cansados. Las barras de granola pueden funcionar, aunque pueden ser altas en azúcar. Trata de hacer la tuya propia con el mínimo de azúcar y ponle frutos secos para el dulzor. La Escuela de Salud Pública de Harvard sugiere también comer pan integral o frijoles cuando se buscan hidratos de carbono; cubre pan tostado con mermelada de fruta entera o sirve chips de tortilla con puré de garbanzos. Si la hora del refrigerio caerá un par de horas antes de la cena, los jugadores pueden necesitar algo más sustancial. Mete carnes magras y verduras cortadas o envuélvelas en tortillas de trigo integral. Corta cada una o envuelve la mitad para un aperitivo que no va a arruinar el apetito de alguien para la cena.

Abraza la proteína


Huevo hervido cortado en una mesa de madera.

El béisbol es un maratón, no una carrera. Una práctica o juego podría continuar durante dos o más horas, y se debe comer proteína después del juego dado que ayuda a restaurar los músculos. Cocina huevos duros hervidos en la mañana del partido o en la práctica, deja enfriar y pélalos. Pon un salero junto a la mesa de los bocadillos en caso de que a los jugadores no les gusten. La mantequilla de maní es otra proteína que usan los atletas, pero verifica que no hay alergias a las nueces en el grupo antes de ofrecerla. Extiende el material entre galletas de trigo integral para hacer sándwiches de fácil agarre. Los palitos de queso o rondas de queso en miniatura complacerán a una multitud, como el yogur. Opta por tazas individuales espolvoreadas con granola para los adultos; para los niños, recoge tubos de yogur para apretar.

No escatimes en bebidas


Niño toma un descanso del juego y bebe agua.

El béisbol se juega normalmente en un clima caliente y sin límite de tiempo, los jugadores pueden fácilmente deshidratarse. Lleva un par de jarras de agua, vasos y un marcador para que puedas etiquetar una para cada jugador (todo el mundo necesita hidratarse a menudo). La Academia de Nutrición y Dietética recomienda beber 2 tazas de agua en las horas antes de jugar, así como beber durante y después del juego. Está bien tomar agua después de jugar, pero las bebidas deportivas reponen los electrolitos perdidos a través del sudor y son mejores cuando el clima es tórrido. Otra opción de snack: chocolate con leche baja en grasa. No sólo los niños (y adultos) lo ven como un lujo, sino que un estudio realizado en la Universidad de Texas en Austin encontró que esta bebida ayuda a los atletas a mejorar sus actuaciones cuando la beben después del ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por mariana van der groef