Buenos alimentos para comer antes de ir al gimnasio por la mañana

Comer antes de hacer ejercicio es importante para evitar mareos o aturdimiento durante y después del entrenamiento y para ayudarte a alargar el mismo. Además, puede ayudar a mantener reservas adecuadas de energía en tu cuerpo, especialmente temprano en la mañana, ya que puedes haber utilizado una gran cantidad de energía mientras dormías o si tu última comida del día anterior fue temprano.

Comer antes del ejercicio

En un estudio publicado en el "Journal of Applied Physiology" en 1998, los investigadores encontraron que el consumo de una comida 45 minutos antes de practicar ejercicio de intensidad moderada mejora significativamente la capacidad de ejercicio. Comer antes de hacer ejercicio puede aumentar tu energía y te permite trabajar con más intensidad durante períodos de tiempo más largos. Si comer muy temprano en la mañana te causa malestar estomacal, prueba en su lugar una opción más ligera o una bebida que para aumentar tu nivel de azúcar, como un vaso de jugo de fruta o un yogur bajo en grasa.

Qué comer

En general, la American Dietetic Association, o ADA, recomienda comer alimentos ricos en hidratos de carbono, con cantidades moderadas de proteína que se pueden digerir fácilmente. Una comida antes de hacer ejercicio que contenga entre 100 y 400 calorías puede impulsar tu ejercicio sin que te sientas lleno o muy lento. Si estás preocupado por el aumento de peso o estás tratando de perderlo, come algo en el lado liviano de la gama de calorías, como un plátano o una rebanada de pan tostado con un poco de mantequilla de maní. Sin embargo, si tu principal preocupación es el rendimiento, come en la parte superior del rango de calorías. Entre los alimentos más densos en energía están un plato de cereal, o un bagel con queso crema y un poco de fruta.

Ejemplos de comidas para antes del entrenamiento

Lo que comas antes de hacer ejercicio dependerá de la cantidad de tiempo que tienes antes de comenzar la actividad y de tus preferencias personales. Si prefieres un desayuno frío, un ejemplo de una comida nutritiva puede ser ½ taza de cereal con leche descremada o baja en grasa, o una barra de granola. También puedes probar el yogur bajo en grasa con fruta. Si prefieres un desayuno caliente, prueba de una rebanada de pan integral tostado con mantequilla de maní y rodajas de plátano o 2/3 de taza de harina de avena con bayas. Idealmente, la ADA recomienda comer dos horas antes de hacer ejercicio, sin embargo, si se te está agotando el tiempo y sientes que no puedes comer grandes cantidades de comida en la mañana, toma un vaso de jugo de naranja o una bebida deportiva con carbohidratos en su lugar.

Beber antes del ejercicio

Beber suficientes líquidos antes del ejercicio es tan importante como comer, especialmente a primera hora de la mañana, ya que tu cuerpo puede estar parcialmente deshidratado por no haber consumido ningún líquido durante toda la noche. Si es posible, bebe por lo menos de 6 a 8 oz antes de ir al gimnasio, y asegúrate de seguir bebiendo agua a lo largo de tu entrenamiento. Si tu comida pre-entrenamiento está en el lado más ligero, elige una bebida deportiva en lugar de agua como tu opción de bebida para satisfacer tus necesidades energéticas.

Más galerías de fotos



Escrito por ana koose | Traducido por mar bradshaw