¿Qué tan bueno es saltar la cuerda como un ejercicio para quemar grasa?

Saltar la cuerda puede ser una valiosa adición para tu arsenal de ejercicios para bajar de peso. Puedes requerir de más habilidad y tiempo que lo que te exige correr, especialmente al inicio, pero se requiere de mucho menos espacio y realmente puedes quemar más calorías que las que quemas en la misma cantidad de tiempo. Saltar la cuerda es un ejercicio de cuerpo completo que puede proporcionarte beneficios adicionales, tales como mejorar tu equilibrio y coordinación.

Saltar la cuerda y correr

Saltar la cuerda requiere que mantengas el equilibrio sobre los dedos del pie, y repetidamente ejerzas fuerza en la parte inferior del cuerpo, así como mantengas una postura erguida mientras sigues un tiempo y un mismo ritmo. Las exigencias de saltar la cuerda son similares a ser capaz de correr una milla en nueve minutos. Ambos requieren de constante movimiento generado principalmente en los grandes músculos de la parte inferior del cuerpo, los cuales se basan en el reflejo de estiramiento de tus músculos y se alimentan principalmente del sistema de energía aeróbica. Saltar la cuerda requiere de menos espacio, tiene un mayor componente de habilidad y refuerza la postura más que correr.

El rebote y el ciclo corto de estiramiento

Tus músculos te permiten producir fuerza y ​​moverte por contracción, esto provoca que los huesos se estiren, haciendo que el rededor de tus articulaciones se mueva. Tus músculos están unidos a los huesos por tendones. Tus músculos son elásticos. Al aterrizar después de un salto, las piezas elásticas de los músculos absorben la energía de tu aterrizaje y la almacenan brevemente. Si saltas de nuevo inmediatamente después del aterrizaje, la energía almacenada en tus tendones se convierte en energía cinética, que proporciona la energía para otro salto.

Habilidades al saltar la cuerda

Tu cuerpo finalmente se adaptará a cualquier ejercicio. Tienes que aumentar progresivamente el nivel de ejercicio de sobrecarga y seguir recibiendo tus ganancias, o continuar quemando calorías. Saltar la cuerda tiene muchas variables que se pueden manipular para seguir aumentando la intensidad. Como correr, puedes aumentar la duración y saltar más tiempo o puedes saltar más rápido. Sin embargo, a diferencia de correr, puedes aprender nuevas habilidades y aumentar la intensidad, realizando movimientos más complejos. Algunos ejemplos incluyen saltos dobles, cruzar y descruzar los brazos y hacer carreras de velocidad.

Entrenamiento para saltar la cuerda

Puedes saltar la cuerda al inicio de tu entrenamiento como una actividad de calentamiento. También puedes saltar la cuerda como un entrenamiento separado, planificando las sesiones de la misma manera que lo harías para cualquier otra actividad aeróbica. Por tanto, puedes usar los entrenamientos en estado estable, mantener un ritmo cardíaco estable durante el período de tiempo deseado en la zona de frecuencia cardiaca elegida. Puedes saltar la cuerda en intervalos, saltando para alcanzar un alto ritmo cardíaco durante un intervalo, y luego recuperar la frecuencia cardíaca más baja, moviéndote entre las dos frecuencias como sesión de entrenamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por frank kermes | Traducido por xochitl gutierrez cervantes