¿Es bueno que los niños de 10 años levanten pesas?

Si tu hijo de 10 años de edad quiere empezar a levantar pesas para mejorar su fuerza y ​​aumentar su rendimiento en los deportes, felicítalo por querer estar más saludable. Los niños que regularmente entrenan fuerza son más propensos a desarrollar músculos y huesos saludables y menos propensos a las lesiones, de acuerdo con KidsHealth de Nemours. La noción del entrenamiento de fuerza del niño puede traer a la mente visiones de él levantando pesas en un gimnasio, pero ten por seguro que un programa de fortalecimiento para los niños es diferente a uno para adultos.

Pesas y entrenamiento de fuerza

El entrenamiento de fuerza no es el culturismo o levantamiento de pesas. Estas actividades hacen hincapié en la competencia y en músculos progresivamente más grandes, de acuerdo con Mayo Clinic. Tratar de levantar pesas o ganar masa muscular puede torcer los tendones, músculos y placas en crecimiento de tu hijo de 10 años de edad. Esto es especialmente cierto si tu hijo termina tratando de eludir las reglas de seguridad y rechaza sus limitaciones físicas con el fin de levantar más peso.

Preparación

Tu hijo debe estar dispuesto a aprender algunos ejercicios de entrenamiento de fuerza si está desarrollado para participar en un deporte organizado, como gimnasia o fútbol escolar. El pediatra debe evaluar la disposición de su desarrollo físico, la estabilidad emocional y la preparación mental para seguir las instrucciones antes de inscribir a tu hijo en cualquier deporte o clase de entrenamiento de fuerza.

Régimen adecuado para cada edad

Incluso los más preparados niños de 10 años de edad no deben participar en todo lo que no es más que una versión reducida de un programa de entrenamiento con pesas para adultos, advierte KidsHealth de Nemours. A los 10 años tu hijo sigue siendo disfrutando el juego, que se puede incorporar en sus sesiones de ejercicio. Por ejemplo, el profesor puede asignar un ejercicio de fortalecimiento a cada número en un par de dados, permitir que tu hijo lance los dados y luego darle instrucciones para hacer el ejercicio que se corresponde con el número que le toca.

Introducción

El entrenador de fuerza de tu hijo debe centrarse en ayudarlo gradualmente a ganar fuerza y ​​animarlo a prestar mucha atención a la seguridad y la técnica. Cada sesión debe comenzar con al menos un calentamiento de cinco a 10 minutos para reducir el riesgo de lesiones de tu hijo, incluyendo ejercicios para todas las áreas del cuerpo y al final con algunos estiramientos suaves. El entrenador también iniciará a tu hijo con pesas ligeras a medida que aprende a levantarlas correctamente y aumentará el peso en forma gradual después de que pueda realizar fácilmente unas 15 repeticiones de un ejercicio, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics. Otro aspecto importante del entrenamiento de la fuerza es darle a los músculos tiempo para descansar y construirse, por lo que las sesiones de ejercicio deben ocurrir no más de tres o cuatro días a la semana.

Consideraciones

Aunque tu hijo puede querer ver ganancias físicas como resultado de sus esfuerzos, no ganará músculo de la misma manera en que los adultos pueden, hasta que pase por la pubertad, de acuerdo con el Hospital for Special Surgery. Explícaselo de antemano y haz hincapié en que ser cada vez más fuerte y aumentar su rendimiento deportivo son más importantes que tener fibras musculares más grandes.

Más galerías de fotos



Escrito por christa miller | Traducido por eva ortiz