¿Para qué es bueno el Muesli?

El muesli es considerado como un cereal de desayuno saludable. Está disponible en forma seca envasada o una mezcla recién hecha. Por lo general, compuesto por avena, copos, frutos secos y frutos secos, ofrece varios beneficios para la salud. Su capacidad para hacer que te sientas lleno y la nutrición que ofrece lo convierte en un alimento ideal por la mañana.

Fibra dietaria

El muesli es una buena fuente de fibra dietética, o forrajes. Se encuentra en varios componentes pero sobre todo en el trigo y la avena, la fibra ayuda a reducir el colesterol y prevenir problemas digestivos, como el estreñimiento. De acuerdo con la USDA Nutrient Database, una taza, o 85 gramos de muesli, proporciona 6,2 g de fibra dietética. La American Dietetic Association recomienda que los adultos consuman entre 25 y 38 g de fibra al día.

Pérdida de peso

El muesli puede ayudar en la pérdida de peso. La fibra absorbe agua y se hincha como consecuencia, lo que significa que ocupa más espacio en el estómago y te hace sentir más lleno. Es también una buena fuente de vitaminas del complejo B, que ayudan a descomponer las grasas en el cuerpo y acelerar el metabolismo.

Energía

De acuerdo con la USDA Nutrient Database, una taza de muesli ofrece 1.210 kilojulios, que es una medida utilizada para la energía de los alimentos. Este alto nivel de energía de los alimentos hace que sea ideal para el desayuno, cuando puedes desear borrar los últimos vestigios de somnolencia después de despertarte. Una de las ventajas de esta alerta es que puedes estar mejor preparado para el ejercicio.

Cáncer y enfermedad coronaria

Debido a que contiene ingredientes como avena, nueces y semillas, el muesli ofrece sustancias como los lignanos saludables, antioxidantes y ácidos grasos omega-3. Los lignanos están asociados con el uso de medicamento contra el cáncer de mama, próstata, colon y de ovario. Los antioxidantes y los ácidos grasos omega-3 son útiles para la lucha contra las enfermedades del corazón.

Más galerías de fotos



Escrito por andy josiah | Traducido por carlos alberto feruglio