¿Es bueno el jugo de cereza para las infecciones de la vejiga?

Las infecciones de la vejiga, también referidas como infecciones del tracto urinarios o cistitis, son padecimientos bacterianos de la vejiga que pueden afectar a cualquiera, pero son más comunes en las mujeres. La University of Maryland Medical Center indica que al menos del 50% de las mujeres experimentarán una infección en la vejiga al menos una vez en su vida. Las infecciones de la vejiga requieren tratamiento con antibióticos. Sin embargo, el jugo de cereza y el jugo de cereza negra en particular pueden ser capaces de ayudar a aliviar los síntomas cuando se toman con un antibiótico. Habla con tu médico antes de usar el jugo de cereza o cualquier otro tratamiento de medicina alternativa para una infección en la vejiga.

Síntomas de infección de la vejiga

Las infecciones de la vejiga son padecimientos dolorosas que afectan a las mujeres diez veces más a menudo que los hombres, según lo que señala University of Marylan Medical Center. Hay muchos síntomas claros cuando se trata de una infección en la vejiga, tales como urgencia frecuente de orinar mientras se producen pocas micciones a la vez. La micción suele ser dolorosa y acompañada de mal olor de la orina o de presencia de una orina turbia o con color sangre. Puedes experimentar dolor abdominal o pélvico. Para infecciones severas de la vejiga, puedes tener escalofríos, náuseas y vómitos.

Dosis de jugo de cereza

Con una infección en la vejiga, bebe una abundante cantidad de líquido hasta que tus síntomas se mejoren. Los líquidos pueden ayudar a eliminar naturalmente tu sistema urinario de bacterias. Los líquidos también pueden ayudar a diluir la orina, lo cual hace que orinar sea mucho menos doloroso. La University of Maryland Medical Center recomienda consumir de 6 a 8 vasos al día padeciendo de una infección en la vejiga. El jugo de cereza junto con el jugo de arándanos, grosella y otros frutos de bayas ayudan a evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga. Jugo de cereza es antioxidante. La University of Michigan Health System señala que deberías consumir de 4 a 10 onzas de jugos antioxidantes diariamente para ayudar a tratar y prevenir las infecciones de la vejiga.

Flavonoides

El jugo de cereza negra contiene agentes conocidos como flavonoides. Los flavonoides ayudan a luchar contra los agentes no deseados en tu cuerpo, incluyendo las bacterias y las infecciones. Las infecciones de la vejiga son el resultado de las bacterias en la vejiga, el jugo de cereza puede ayudar a combatir las bacterias y reparar daños en las paredes de ésta que son causadas por infecciones. Puedes encontrar dos flavonoides en el jugo de cereza negra, el queritrin y el isoqueritrin.

Antioxidantes y antocianinas

El jugo de cereza, el jugo de arándanos y de grosella, contienen potentes propiedades antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga mediante la creación de un ambiente hostil que hace muy difícil que las infecciones bacterianas prosperen en ella. Consumir regularmente jugo de cereza también puede ayudar a prevenir la ocurrencia futura de infecciones de la vejiga. Las antocianinas son agentes antiinflamatorios encontrados en el jugo de cereza. Los agentes antiinflamatorios pueden ayudar a reducir los síntomas de las infecciones de la vejiga, incluyendo micción dolorosa. Las antocianinas ayudan a disminuir los niveles de ácido úrico en el cuerpo. Los altos niveles de ácidos úricos son a menudo asociados con el aumento y recurrencia de las infecciones de la vejiga.

Consideraciones

Es importante recordar que el jugo de cereza no es un sustituto para el tratamiento de una infección en la vejiga. Una visita al médico es necesaria para llevarse a cabo un examen físico, examinar tu historial médico y tomar una muestra de orina para diagnosticar una infección de la vejiga. Las infecciones de la vejiga requieren antibióticos. Cuando se dejan sin tratar o cuando no se tratan correctamente, las infecciones de la vejiga pueden viajar a los riñones causando daño renal permanente.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por valeria garcia