¿Es bueno hacer ejercicio cardio con el estómago vacío?

El ejercicio cardio requiere de energía, la cual proviene de la comida. Aunque los culturistas y algunos atletas de resistencia pueden comer después de hacer cardio para mejorar la capacidad de su cuerpo para quemar grasa, algunas investigaciones muestran que el no comer antes de hacer cardio es muy desgastante para muchos objetivos de acondicionamiento físico. No tienes que atiborrarte, pero un pequeño bocadillo antes de hacer cardio puede ayudarte a tener un mejor desempeño y quemar más calorías totales.

Mito contra realidad

Los profesionales del acondicionamiento físico y algunos doctores recomiendan no comer antes del ejercicio cardiovascular, especialmente si es lo primero que haces por la mañana porque, según dicen, fuerza el cuerpo a utilizar las reservas de grasa en lugar de la comida que consumes inmediatamente para tener energía. En teoría, suena bien: sin embargo, el proceso no se desempeña en la realidad. Un meta-análisis publicado en febrero de 2011 en la "Strength and Conditioning Journal" descubrió que quemas la misma cantidad de grasa si comer antes del ejercicio o no. Pero si no comes, también quemarás más masa muscular magra, el importante tejido que te ayuda a mantener un metabolismo sano y acelerado.

Agotándote

No comer antes de hacer ejercicio cardio puede resultar en un desempeño disminuido. Columbia Health explica que si no tienes el suficiente combustible para tu ejercicio cardio, puedes sufrir de fatiga prematura, por lo que no eres capaz de hacer ejercicio por el tiempo y con la fuerza con el que lo harías si hubieras comido. Es así como resulta en una menor cantidad de calorías quemadas y en una incapacidad para mostrar todo el potencial de tu acondicionamiento físico.

Episodios de hambre más tarde

Puedes no arrepentirte de comer antes de hacer ejercicio, especialmente si tienes episodios de hambre más tarde. El hacer ejercicio en un estado de ayuno puede resultar en una disminución en tus niveles de azúcar, por lo que eres propenso a comer compulsivamente después del ejercicio. Un estudio publicado en el 2002 en la "Journal of Nutrition and Sport Metabolism" descubrió que las mujeres que no consumían un bocadillo de por lo menos 45 gramos de carbohidratos antes de su sesión de ejercicios terminaban comiendo más durante el día que aquellas que sí consumían esos carbohidratos. Tu comida antes de hacer ejercicio no tiene que ser grande. Intenta con una rebanada de pan de grano entero con mantequilla de cacahuate o un plátano y un yogur pequeño si planeas hacer ejercicio más de 30 minutos y si han pasado más de dos o tres horas desde que has tenido tu última comida.

Almacenamiento de resistencia a la insulina

En algunos casos, hacer ejercicio en ayunas puede traer ciertos beneficios. Si has sido permisivo con comidas altas en grasas o en calorías, puedes beneficiarte haciendo ejercicio antes de comer. Un estudio de noviembre de 2010 publicado en la "Journal of Physiology" encontró que los participantes que ejercitaban en ayunas siguiendo una dieta que contenía más del 50% de grasa y 30% más de calorías que lo que normalmente consumen no experimentaron resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes tipo 2, y ganaron poco o nada de peso después de seis semanas. Las personas que se ejercitaban y comieron un bocadillo antes de sus rutinas ganaron menos peso que aquellos en programas donde no hacían ejercicio, pero ambos grupos experimentaron algún grado de resistencia a la insulina. Si no estás comiendo una dieta más alta en grasa o calorías de lo que necesitas, aún así el hacer ejercicio con el estómago vacío hace más mal que bien.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por karly silva