¿El té es bueno para la diverticulitis?

La diverticulitis ocurre cuando las bolsas que se han formado en el intestino grueso (provocadas por una afección denominada diverticulosis) se inflaman a causa de una infección. El tratamiento recomendado para la diverticulitis suele incluir antibióticos, pero beber ciertos tipos de té puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas y prevenir la inflamación. Consulta a un médico calificado antes de beber cualquier tipo de té para la diverticulosis, en particular si tomas otros medicamentos.

Tés antiinflamatorios

La inflamación relacionada con la diverticulitis suele ocurrir alrededor de las bolsas afectadas, pero puede propagarse a otras áreas del intestino grueso. Los tés que tienen efectos antiinflamatorios (como los de olmo deslizadizo [slippery elm], malvavisco [marshmallow], uña de gato [cat's claw] y manzanilla [chamomile]) pueden ser útiles. Los tés de olmo deslizadizo y malvavisco recubren y alivian el intestino grueso, lo que alivia la inflamación y promueve la sanación, mientras que los tés de uña de gato y manzanilla reducen la inflamación. El University of Maryland Medical Center recomienda no tomar uña de gato si estás embarazada, padeces un trastorno autoinmune o leucemia y sugiere evitar el té de malvavisco si eres diabético. Evita la manzanilla su eres alérgico a la ambrosía o plantas similares, estás embarazada, tomas píldoras anticonceptivas o tienes antecedentes de cáncer relacionado con tejidos hormonales.

Tés antibacterianos

Los tés que matan las bacterias pueden ayudar a evitar que la diverticulosis se convierta en diverticulitis. Tanto el té de sello de oro (goldenseal) como el de lapacho (pau dárco) tienen propiedades antibacterianas, aunque no está comprobado científicamente que eliminen las bacterias en humanos. El sello de oro a menudo se combina con equinácea (echinacea) con fines antibacterianos, así lo indica el University of Maryland Medical Center. Las embarazadas y las mujeres en período de lactancia no deben beber té de sello de oro ni de lapacho. Consulta a tu médico si tienes presión arterial alta, insuficiencia hepática o enfermedades cardíacas antes de tomar cualquiera de estas hierbas. La equinácea puede causar reacciones alérgicas si eres alérgico a otras plantas. No uses los tés con propiedades antibacterianas para reemplazar los antibióticos recetados por el médico.

Promover la digestión

Según el National Digestive Diseases Information Clearinghouse, mantener los intestinos en actividad es una de las mejores formas de prevenir la diverticulitis, ya que esto disminuye las posibilidades del ingreso de materia fecal en las bolsas, lo que causaría una infección. Un té preparado con semillas de lino (flaxseed) contiene fibras que ayudan a ablandar las heces a la vez que las incrementa y promueve su rápido traslado a través del tracto digestivo. El té de regaliz (licorice) ayuda a reducir los espasmos en las paredes intestinales, lo que facilita el traslado de las heces por los intestinos. El té de semillas de limo es seguro, pero evita tomar té de regaliz si padeces hipertensión, insuficiencia cardíaca, enfermedades renales o hipocalemia. No bebas té de regaliz durante períodos prolongados.

Problemas de gases

La acumulación de gases es un síntoma frecuente de la diverticulitis y puede causar fácilmente hinchazón y calambres. El jengibre (ginger), la menta (peppermint) y el hinojo (fennel) son hierbas comunes utilizadas en tés para ayudar a aliviar los gases intestinales o los calambres y las náuseas asociados con ellos. El jengibre puede ayudar a reducir las náuseas, mientras que la menta elimina los gases y el dolor. El hinojo tiene un efecto similar al de la menta. El jengibre es relativamente seguro, pero no debes tomar más de 4 gramos por día, según lo recomienda el University of Maryland Medical Center. Evita el té de menta si padeces reflujo gastroesofágico, una hernia hiatal o cálculos biliares.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por valeria d'ambrosio