¿Es bueno beber café mientras haces dieta?

Los investigadores han buscado una conexión entre el café y la pérdida de peso por años; en gran medida sin éxito. En el curso de esta investigación, no obstante, la gente ha aprendido más acerca del café y sus efectos sobre el cuerpo humano. El café puede estimular la pérdida de peso en un pequeño grado, o puede impedirla. La diferencia radica en el tipo de café que elijas tomar.

Calorías en el café

Elige el café como bebida durante tu dieta y estarás eligiendo una bebida que tiene apenas dos calorías por taza. Esto cambiará, no obstante, si eliges endulzar tu café con azúcar o añadir crema. Cada cucharada de azúcar agregará 16 calorías a tu café, mientras que cada cucharada de crema añade 52 calorías. Por lo tanto, una taza de café con 2 cucharadas de azúcar y 2 cucharadas de crema tendrán 136 calorías. Aunque no rompe tu dieta, si eres un gran tomador de café, las calorías se acumularán rápidamente. Evita tu cafetería local si disfrutas de los lattes y frappuccinos ya que una de estas bebidas puede tener tanto como 670 calorías; definitivamente algo prohibido para tu dieta.

Café y metabolismo

La cafeína, el químico estimulante responsable de proporcionar mayor agilidad en la mañana al beber una taza de café, también puede causar que quemes algunas calorías adicionales debido a un ligero aumento en el metabolismo. Las calorías que quemarás no son significativas, no obstante. Beber una taza de café cada día puede conducir a una pérdida de peso de la mitad de una libra durante un período de un mes, en el mejor de los casos. Hasta el 2011, ningún estudio ha vinculado el café con una mayor tasa de pérdida de peso.

Café e insulina

El café puede tener un efecto positivo o negativo sobre la insulina, dependiendo de si tiene o no cafeína. Si bien el café es asociado con un menor riesgo de diabetes tipo 2, la cafeína está vinculada con resistencia a la insulina, lo cual puede conducir a altos niveles de azúcar en sangre y aumento de peso. Para mantener los niveles de azúcar en sangre constantes, bebe café descafeinado. Puede no ser directamente responsable por la pérdida de peso, pero la respuesta a la glucosa mejorada asociada con su consumición podría ayudarte a controlar los antojos, ayudando a cumplir con tu dieta.

Recomendaciones

SI puedes vivir sin cafeína, bebe café descafeinado para evitar toda resistencia a la insulina provocada por este estimulante. Prepárate tu propio café para evitar jarabes saborizados y otras adiciones altas en calorías de los cafés preparados comercialmente. Usa leche descremada y edulcorante no nutritivo en tu café en lugar de las opciones altas en calorías. El resultado será una bebida que tiene pocas calorías y que puede ayudarte a frenar el apetito. En el peor de los casos, simplemente tendrás una bebida sabrosa que no te causará aumento de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por elise wile | Traducido por mariano abrach