Buenas prácticas y procedimientos de higiene personal

Cuidar tu cuerpo a través de la buena higiene personal no sólo te ayuda a dar un aspecto pulcro, sino que también es bueno para ti. Por todo el mundo, los hábitos de higiene tienen correlación directa con la enfermedad y la sobrevivencia de acuerdo con Centers for Disease Control and Prevention. Durante todo el día, tu cuerpo entra en contacto con mugre y bacterias. Aprende a incorporar prácticas de higiene para mantener tu cuerpo saludable y limpio.

Lavado de manos

Lavarte las manos y mantenerlas limpias es tu primera línea de defensa para protegerte de las enfermedades provenientes de otras personas a través de contacto personal o superficies contaminadas. Lávate las manos frecuentemente incluyendo después de usar el baño, cuando prepares comida o comas y después de que toques tu nariz o boca. Lávate las manos humedeciéndolas, después enjabónate los dedos, el dorso de las manos, alrededor de tus uñas y las palmas. La CDC recomienda lavarte las manos por 20 segundos. En un baño público, cierra el grifo con una toalla o con tu codo. Si te reunes en público y no tienes acceso a usar jabón y agua, usa un desinfectante con un 60% de alcohol.

Limpieza del cabello

Ya sea que tu cabello sea largo o corto, mantenerlo limpio lo hace brillar y dar la apariencia de estar en buena salud. Estar en exteriores con el viento, sol y lluvia, daña tu cabello y causa que se reseque. Lávate el cabello con un champú designado para tu tipo de cabello, ya sea seco, fino, grueso o normal. Lávate el cabello todos los días si tiende a ser graso, o menos frecuentemente si lo tienes reseco. Humedece tu cabello completamente, pon una porción de champú del tamaño de una moneda de 50 centavos de dólar en la palma de tu mano y espárcelo por todo tu cabello. Masajea suavemente tu cuero cabelludo. Enjuaga a fondo y aplica un acondicionador ligero.

Cuidado dental

Tener dientes saludables te puede ayudar a evitar el caro trabajo dental, caries, enfermedades de las encías como gingivitis, enfermedad periodontales e incluso el mal aliento. El National Institutes of Health reporta que otros problemas como el parto prematuro y las enfermedades del corazón pueden agravarse debido a dientes poco saludables. Cepilla un mínimo de dos veces al día usando pasta de dientes con flúor y un cepillo de dientes con cerdas suaves para evitar dañar tus encías. Usa hilo dental una vez al día, aplicando la técnica recomendada por tu dentista. Cepillar la lengua ayuda a remover las bacterias y refresca tu aliento.

Higiene corporal

Mantener tu cuerpo limpio y con un olor fresco mediante la higiene apropiada elimina la mugre visible y microscópica, así como las bacterias. Tu piel cubre tu cuerpo y protege a los órganos de sufrir daño. Lava tu cuerpo completo, desde la frente hasta los dedos de los pies con jabón. Usa un jabón antibacterial para tu cuerpo y un jabón facial suave para tu cara y cuello. Usa una toalla limpia para distribuir el jabón de manera uniforme sobre el cuerpo y enjuaga con agua limpia. Dúchate todos los días, o más seguido si estás expuesto a químicos o suciedad. Lava bajo tus brazos y talla tus pies. Aplica desodorante bajo tus brazos después de haberte secado.

Más galerías de fotos



Escrito por diane lynn | Traducido por lou merino